jueves, 13 de enero de 2011

Mariposas en el registro


Nadie, en varios kilómetros a la redonda, sabría decir su nombre. Lo intentarían, pero serían incapaces de repetir aquella sucesión de sonidos. Se hablaría de él, con una mezcla de recelo y admiración, en todos los rincones del país. Una sociedad secreta exaltaría esa singularidad y lo elevaría a la categoría de dios. Adorarían al inefable. El gobierno, viendo amenazada su privilegiada posición, tramaría su asesinato. Y los seguidores, fieles hasta la muerte, se enfrentarían a las autoridades. Daría comienzo, inevitablemente, una batalla fratricida.

Recapacitó, descartó la primera opción y dijo: mejor póngale Juan, como su abuelo.


--------------------------

Este microrrelato participó
-sin éxito-
en la convocatoria de
Relatos en Cadena del programa
Hoy por Hoy de la SER.


32 comentarios:

Ainhoa dijo...

Buen intento, pero el nombre siempre ha sido lo de menos...

Luisa Hurtado González dijo...

¿Por qué ese título?
No lo entiendo o mejor, me intriga.

Torcuato dijo...

Luisa, yo creo que el título es genial, se trata de la sucesión de acontecimientos que pueden variar según aleteé o no una mariposa.

Has resuelto, Victor, muy bien la frasecita y te ha salido un micro estupendo.

Abrazo.

Bicefalepena dijo...

Juan puede ser un buen nombre, ya que va a hacer todo eso, que sea con el nombre de su abuelo.

Buen relato.

Un abrazo

woody dijo...

En fin, no tengo que deciros qué nombre se esconde detrás de "woody"...

depropio dijo...

Coincido: el título es buenísimo, porque lleva a pensar en la teoría del caos y, sin exclusión, en los nervios de un nacimiento (por lo tener mariposas en el estómago).

Creo que el problem que tiene tu texto es que obliga leerlo dos veces para entenderlo. A mi me encanta eso en un micro, pero a un jurado que debe leer otros cien y con la mente puesta, además, en ue ha recitarse en radio, no leerse, supongo que le incomodará. Te lo dice, ya sabes, un habitual ganador semanal de este concurso :D

Araceli Esteves dijo...

Muy buen relato. El final me ha parecido brillante. Tal vez se podría sintetizar un poco más el tronco del relato, cuando hablas de sociedad secreta, el inefable, batalla fraticida. Me parece que mejoraría mucho si se simplificara un poco ese trozo. No sé, es una idea.

Sandro Centurión dijo...

Buen micro de cierre inesperado. Saludos

Maite dijo...

Creo que es un micro exigente, pero brillante. Hay una clara contraposición entre el párrafo inicial del relato, donde la prosa y la intriga son de alto nivel y la simplicidad de la frase final. Abrazos, Víctor.

AGUS dijo...

El título ya valía la selección. El micro, dejando a un lado el título, me parece muy bueno. Coincido con el análisis de Depropio porque a mí me ha pasado. Pero es un micro que gana con cada lectura. Pronto te escucharemos en antena, lo se.

Abrazos.

Esteban Dublín dijo...

No pasa nada. Un intento más es un micro más de las realidades. Abrazos internacionales.

No Comments dijo...

Enhorabuena al menos por tu intento. A seguir escribiendo...

Un saludo indio

Anita Dinamita dijo...

A mi Víctor el ritmo del relato me ha parecido increscendo, la voz interior cada vez lo lee con más fuerza cuando al final aparece esa otra voz, cambiando el nombre previendo el final. Es una versión del cuento de la lechera. El título es el colofón ¿no podríamos poner los títulos al final?
Simplemente me parece un relato estupendo, y si no ha ganado es porque tenía que ganar uno de tantos como se presentan.
Un abrazo

Jesus Esnaola dijo...

Seguramente su mayor virtud, como ya han dicho en otros comentarios, sea su lastre. Pero qué mas da, si es un micro espectacular, muy, muy conseguido.

Abrazos, Víctor.

Neogeminis dijo...

jajajajajaja buenísimo!
Un abrazo.

manuespada dijo...

me gusta mucho el ritmo, aparte del contenido y el título, como han resaltado, pero el ritmo trepidante me ha dejado sin respiración. Me he acordado de "Juan sin nombre". Buen fin de semana, Víctor.

Víctor dijo...

Pues a mí me contaron, Ainhoa, que -al menos en teatro- el nombre hace la cosa (de ahí los nombres parlantes del teatro griego y latino). Y el mundo, la vida, no es más que teatro, representación, ¿no? Un abrazo.

Luisa, si te intriga ya es un qué. Supongo que los comentarios posteriores te habrás resuelto el enigma. Saludos.

Pues sí, Torcuato, lo de la mariposa y el tornado. Gracias, me alegra que te gustara. Un abrazo.

Cualquier nombre es bueno, Bicefalepena, si se sabe llevarlo con gracia. Un saludo.

Nosotros no tenemos porqué preguntarlo, tampoco, Woody.

Me alegra que te guste el título, Depropio. Yo creo que cuando un texto te obliga a una segunda lectura pueden suceder dos cosas. Una: que el texto quede igual, que no mejore. Dos: que el texto amplíe su significado, que nos muestre otra realidad escondida, que suba otro escalón. Yo no sé qué conseguí. Además, no creo que el jurado tumbe micros por el hecho de ser necesaria más de una lectura. A algunos de los elegidos me remito. Un abrazo y gracias por el comentario.

Lo tendré en cuenta, Araceli. Un abrazo.

Si el cierre abre, Sandro, es un buen cierre. Un saludo.

Buena vivisección del micro, Maite. Otro abrazo para ti.

Gracias, Agus. Cuando me salió ese título, una vez escrito el micro, pensé que no podía ser otro. Me alegra que te guste. Pronto me saldrán antenas, lo sé. Un abrazo.

Eso es vitalidad, Esteban. Un abrazo internacional.

A eso vamos, con la mujer bala, David. Un saludo.

Muy halagado por tu comentario, Anita. Pero que muy halagado. Y me encantó esa similitud con la lechera, que a mí no se me había ocurrido. Un fuerte abrazo.

Muchas gracias, Jesus. ¿Nunca te tocará ser miembro del jurado del ReC? Un abrazo.

Gracias, Neogeminis, y por tu comentario, graciosísimo también, ¿no?

Buen fin de semana a ti también, Manu. Me marcho con la mujer bala.

Pablo Gonz dijo...

Me gustó, Víctor. Se produce un vértigo cuando nos damos cuenta de que todo lo contado se refiere a una elucubración. El título es excelente.
Un fuerte abrazo,
PABLO GONZ

Naida dijo...

Hhhmmmm ¿qué nombre habrá sido ese?

Un abrazo y feliz año nuevo!

Lola Sanabria dijo...

Es increíble todo lo que puede hacer elucubrar el registro del nombre de un recién nacido. Cualquier salida del camino mil veces trillado puede generar miedo ante el futuro incierto. Mejor seguir por el sendero conocido, mejor Juan como su abuelo.

Muy bueno.

Besos dobles.

Víctor dijo...

Gracias, Pablo. Me alegra sobretodo que valores el título. Un abrazo. Ah, y pasaré y veré.

Bauhg, Naida, el nombre es lo de menos. Un abrazo y feliz año.

Gracias, Lola. A veces lo mejor es quedarse con las tradiciones. Pero solo a veces. Un fuerte abrazo, Lola, y gracias por comentar.

Deigar dijo...

Bastante bueno. Todo llega cuando debe llegar.

Saludos.

BB dijo...

Pienso, no sería Jesucristo, el nombre?
BB

Baizabal dijo...

Me encanta este microrrelato, la vuelta del final es buena porque roza el humor negro.

Ahora, una correción formal: fratricida en vez de "fraticida", creo que quedaría mejor.

Víctor dijo...

Gracias Deigar por tu comentario. Bastante agradecido. Un saludo.

Es una opción, BB. Un abrazo.

Gracias Baizabal- Y la erre que se perdió en el copy paste, arreglada. Un abrazo.

santamaría dijo...

me ha gustado cómo llevaste el micro sin que se supiera muy bien dònde iba a llegar, para luego resolver muy bien.

Carolina dijo...

Permitime decirte, Victor, que tenés un estilo único para escribir microrrelatos. Cada vez que he tenido oportunidad de leerte, he salido de tu blog muy a gusto. No te dejés contaminar por concursos fallidos de jueces subjetivos. Extraño tus antiguos textos, que no se diga

Un abrazo inmenso.

Víctor dijo...

Me alegra que te llevara a buen puerto mi micro, Santamaría. Un abrazo.

Gracias, Carolina. Y no, no me dejo "contaminar" por los concursos. ¿Extrañas mis "antiguos textos"? ¿Eso quiere decir que han cambiado, mis textos? Un abrazo, Carolina, y gracias por comentar.

Claudia Sánchez dijo...

Me gustó Víctor! me recordó al cuento de automovilista que pinchó un neumático y va a pedir prestado un gato o crique. El título es genial.
Saludos!

dijo...

A mi també m'ha agradat. De cognom, Huyhnhnms? ;)

Thrillerlife dijo...

Muy bueno, se me vino a la cabeza esas poblaciones indígenas que no pueden decir más el nombre de la persona que fallece (no sé porqué despertó esto)
Un saludo

Víctor dijo...

Gracias, Claudia. ¿De quién es ese cuento que dieces? Ahora no me suena... Un abrazo.

M'agrada que t'agradi, Ló. El cognom? El del pare, és clar, que això encara es molt patriarcal. Però si el pare renuncia, em quedo amb la teva proposta de cognom màntric. P. & A.

Pues yo tampoco lo sé, Trillerlive, pero esa anécdota da para un micro. Un abrazo.