jueves, 3 de mayo de 2012

Tercera jornada de microrrelatos indignados


Con este microrrelato epistolar, titulado "Recortes educativos", que los habituales de este espacio ya conoceréis porque fue publicado aquí hace un tiempo, participo en la propuesta (en la que han colaborado más de cien personas) que Miguel Torija lanzó en su blog. La mayoría de vosotros ya sabéis de qué se trata y sobran las explicaciones. Los que no lo sepáis, podéis pinchar aquísaber de qué va el asunto y leer los textos de los otros participantes.



Recortes educativos

Hapreciado ceñor Garsia,

Nos halegra comunicarle que su ijo a aprovado la Educasión Vasica Ovligatoria con la calificasión de notavle.

Reciva mis felisitasiones y mi enohravuena.

El Jestor del Colejio


18 comentarios:

Devastiel dijo...

Grande, un gran microrrelato. Tanto, que asusta.

Paloma Hidalgo dijo...

Me da miedo...
Pero me gusta!

Un saludo

Miguelángel Flores dijo...

Jaja, si es que vamos camino, Victor. Recortando y recortando si mi padre levantara la cabeza creería que sólo habían pasado diez minutos. Qué triste.
Un saludo, Victor.

Adrián dijo...

Bueno, yo sé de unos cuantos jefes de mi empresa que no saben usar ni las interrogaciones a la hora de formular una pregunta, y ahí están, llevándoselo calentito.
En fin.

Un abrazo.

David Moreno (No Comments) dijo...

Menudo porvenir. Al menos hubo gente que se dio cuenta y alzó la voz.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Cabopá dijo...

Lela, lela me he quedao, con ese "Jestor de Colejio"...

Muy original, corto y preciso, no hace falta más..

Si quieres ver mi "Instantáneas" solo te tienes que asomar a mi ventana...

Besicos

carmen dijo...

jrazias, por el miqurorelato, Bictor. Travajo en un colejio y creo que es mui vueno que se nos aga un omenage tan vonito y merezido.
Vesos!

Manuel Rebollar Barro dijo...

¿Pero soy el único que se da cuenta de que este texto no ha pasado por el corrector ortográfico? ¿A tanto han llegado los recortes que ya ni un simpático bloguero como Víctor puede hacer uso de una herramienta tan básica como esa? ¿Qué será lo próximo, quitarle el salto de página?

En fin, me indigna

Xesc dijo...

No sufráis. En la mina no nos hará falta saber escribir. Y menos sin faltas. Las únicas escuelas que quedarán serán privadas y serán caras, seguro. A lo sumo tendremos hordas de robots profesores con el corrector ortográfico cargado y vale.
Buena denuncia indignada.
Saludos

Rosana dijo...

Qué bueno, me encanta este micro.
Yo, como Adrián, conozco a más de un jefe que pone auténticas como tubo o hechar de menos...



Perdón por el delay es que ayer estaba ya matada y dejé la lectura para hoy. Todavía me he encontrado en el buzón algún micro más y todo.

Abraçada

Víctor dijo...

Bienvenido (o bienvenida) a las Realidades para Lelos, Devastiel. Asusta, sí, pero lo veremos. Seguro. Un abrazo y gracias por comentar.

Lo siento por el miedo, Paloma, pero me alegra que te guste. Una cosa por la otra, ¿no? Abrazos.

Lo malo no es que vayamos hacia allí, Miguel Ángel. Lo malo es que no hay camino de vuelta. Habrá que inventárselo, pues. Abrazos.

La buena ortografía no está demasiado valorada, Adrián. Y la buena puntuación, todavía menos. A ver si tus jefes se arruinan. Pero tú que conserves tu puesto de trabajo, por supuesto. Abrazos.

Sí, David, pero o empezamos a quejarnos ya o lo que pasará es que habrá gente que halsará la boz. Y ya será tarde. Abrazos.

Esa era mi intención, Cabopá. Me asomé a tu ventana. No está nada mal ese fotógrafo comprensivo. Nada mal. Abrazos y gracias por comentar.

Hes un omenage ha los professores qe se lo meresen, pero tanvién un hantiomenage ha lo q nos hespera. Abrazos y gracias por pasarte por aquí.

¿Qué es un corrector ortográfico, Manuel? Mejor dicho, ¿qué es la ortografía? Me quedo con lo de simpático, que me gustó. A mí también me indigna. Abrazos.

Gracias, Xesc. En lo de los robots profesores estoy de acuerdo, aunque creo que el presupuesto no llegará para instalar los correctores, aunque sean piratas. Abrazos.

Todos conocemos a sujetos (bien posicionados social y económicamente) que hacen ese tipo de faltas. Y lo peor, que no les importa lo más mínimo hacerlas. A ver si Miguel se anima a recopilarlas, porque saltar de blog en blog leyéndolas me marea un poco. Una altra abraçada per a tu, Rosana.

Ximens dijo...

Asin es y asin será. Es que no se necesita más para cumplir la propuesta de Molina. Me hace gracia que no hagas referencia a la factura que debe acompañar a toda buena calificación. Nos vemos en la calle.

Víctor dijo...

El detalle de la factura se me escapó, Ximens. Bueno, supongo que la carta será con reembolso. Si no pagas no hay título. Abrazos callejeros.

Elysa dijo...

Me rio al leerlo, me rio, aunque cuando pienso en lo que quiere decir se me hiela la sonrisa.

Besitos

Anita Dinamita dijo...

Un estupendo reciclado! Yo también fui a por la educación pública.
Petons

Víctor dijo...

Hay que reírse de las desgracias, Elysa, porque si no ya podemos pegarnos un tiro. Un abrazo.

Más de uno tiramos de educación pública. Un filón en estos tiempos que corren. Un abrazo, Ana.

Torcuato dijo...

Bueno, por lo menos la comunicación sigue existiendo.
Un abrazo, Victor

Víctor dijo...

Quizás sea eso lo peor, Torcuato. Si con faltas no nos entendiéramos, otro gallo cantaría... Abrazos.