lunes, 14 de marzo de 2011

Apocalipsis


A veces, las mentiras nos salvan de un apuro. Otras veces, sin embargo, nos meten de cuatro patas en él. O sea, lo del aleteo de la mariposa y el tornado.


Apocalipsis

Primero se extinguieron las cigüeñas. Luego, la humanidad.


Microrrelato-Hiperbreve-Microrrelatos
Imagen tomada de aquí.


20 comentarios:

Rocío Romero dijo...

Excelente medio verdad casi mentira ;-)
El minimicro estupendo, el apunte a que nos cuentan mentirijillas de niños delicioso... pero la verdad es que la extinción de las cigüeñas tendría su repercusión y la humanidad iba a lamentarlo profundamente, sin duda.

Anita Dinamita dijo...

Da mucho para pensar esta cerilla... deberían habernos dicho de pequeños que venimos de las abejas...
Un abrazo

Maite dijo...

Lógica aplastante, no sé si habrá tenido algo que ver el cambio climático, seguro que sí. Esta cerilla nos puede llevar a la primera lectura de los niños los traen las cigüeñas, si ellas se extinguen ¿quién traerá los niños? y una segunda que es que si empiezan a extinguirse las especies, nosotros solo somos una especie más, también puede ocurrirnos, aunque seamos los últimos de la cadena...o no.

Fernando Remitente. dijo...

Bonita relación simbólico-lógica.

Un abrazo.

Esteban Dublín dijo...

Estás haciendo una publicación de cerillas excelentes, Víctor. El listón del Nanorrelato está bien alto contigo. Te felicito.

Daniel Sánchez dijo...

Bello.
Genial

depropio dijo...

Más que cerilla es un alfiler. Muy bueno

AGUS dijo...

Me parece una cerilla muy potente y original.La idea que una causa irreal pueda producir un efecto real tan devastador me parece sublime. Felicidades Víctor.

Abrazos.

Pedro Alonso dijo...

Acerca del texto no puedo añadir nada que no se haya dicho. Excelente. Coincido con Esteban, dominas asombrosamente bien la llama de tus cerillas. La ceniza perdura mucho tiempo después de leerlas. Un abrazo, Víctor.

MAK dijo...

Y muchos esperando el harmageddon. ¡Vaya tontería!

Excelente, Victor.

Pablo Gonz dijo...

Pues es una metáfora que tiene mucha enjundia. A mí me habla de la importancia de la fantasía, lo cual me habla a su vez del encantamiento del mundo. De ahí derivo a la necesidad de respetar lo mágico y pues entro de cabeza en la ecología.
Eso, que una historia con mucho combustible.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

Víctor dijo...

Me alegro que te guste, Rocío. Y bien descrito, con eso del "medio verdad casi mentira". Un abrazo.

De las abejas no, Anita, que creo que dicen que están a punto de desaparecer. Por si acaso, compraré cien botes de miel.

Bien por esas dos lecturas, Maite. Y con un poco de suerte quizás aparezcan un par más. Un abrazo.

Pues también es eso, Fernando. Un abrazo internacional.

Gracias, Esteban. Un día de estos le pego fuego a la caja entera. Abrazos internacionales.

Gracias, Daniel. Es todo un logro convencerte. Un abrazo internacional.

Víctor dijo...

Depropio, ni te quemes ni te pinches. Cuidadín. Un saludo.

Al final te hice caso. Sí, suena mejor. Pierde algo de matiz, pero gana en sonoridad. Cuando lo irreal se vuelve real... a temblar. Un abrazo, Agus.

Gracias, Pedro. Hacemos lo que podemos. Mientras el fósforo no se humedezca...

Ya te digo, MAK. Que esperen... Muchas gracias.

Menudo fuego conseguiste con la cerillita, Pablo. Me gusta! Un abrazo.

Jesus Esnaola dijo...

Me gusta, Víctor, buena asociación de ideas. Hace unos días estaba el 140 de Rosana con la cigüeña y la muerte, ahora tu cerilla con cigUeña y extinción de la humanidad. Va a rersultar la cigüeña un ave mucho más estimulante de lo que imaginaba.

Abrazos

manuespada dijo...

La cigüeña y su carácter metafórico y migratorio da mucho juego. Me ha recordado al que escribió Jesus para el Diomedea. Excelente.

Claudia Sánchez dijo...

Qué bueno Víctor! De una lógica aplastante. Buena y versión del apocalipsis.
Abrazo,

Thrillerlife dijo...

Excelente!
(Intentando decir algo inteligente que no me salió)
Saludos

Víctor dijo...

Hombre, Jesus, pues algo estimulante la cigüeña sí es. Yo ya había escrito algo sobre ella antes. El de Rosana no lo leí (porque ya paso de participar en el 140). Y tú estuviste en el Diomedea con otro de cigüeñas, ¿no? Nada, habrá que aprovechar el tirón. Un abrazo.

Sí que da juego, sí, Manu. También he pensado (ahora que lo dices) en el Diomedea de Jesus. Un abrazo.

Gracias, Claudia. Sí que salió algo (i)lógico el micro, sí. Un abrazo.

Gracias, Thrillerlife. Aunque no te saliera otra cosa. Un saludo.

letrasdeescarcha dijo...

Oye qué cierto lo que dices.

Víctor dijo...

Gracias, Pablo. Al final, caeremos todos como fichas de dominó. Un abrazo.