lunes, 21 de marzo de 2011

Desayuno sin magdalena


Cuando entro en el bar, el camarero cambia de emisora y empiezan a sonar los primeros compases de nuestra canción. Se acerca y pregunta, ¿cortado? No, solo, respondo mientras me llevo la mano al pecho para tapar la cicatriz que me dejaste al marchar.


18 comentarios:

Ángeles Sánchez dijo...

Muy bueno Víctor, ese "no, solo", donde nos damos cuenta de que le falta la Magdalena; tal vez el título podría haber sido en singular aludiendo al nombre femenino.

Un saludo

Víctor dijo...

Lo del título, Ángeles, era una mezcla del "Desayuno con diamantes" y la magdalena de Proust, pero creo que con tu aporte mejora. Añade una nueva lectura. Con tu permiso lo cambio. Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

Desolador desayuno sin magdalena... ni leche, ni magdalena, solo una tremenda cicatriz.
Da gusto leerte, Víctor
Abrazo

Maite dijo...

Lo había leido antes, y al venir ahora a comentar, y volver a leer el título, es cuando se me han abierto todas las posibilidades de las que hablas en la lectura. Antes me había quedado con "Desayuno con diamantes", ahora veo que esa pregunta de cortado puede hacer referencia a la herida, que el solo puede ser también su estado, y que sin magdalena es sin ella. Fantástico, Víctor, como siempre. Con el singular en el título ha quedado bordado. Un abrazo.

Pedro Alonso dijo...

Yo también opino que el título tal cual está hace que este micro quede redondo. Certero, como siempre. Un abrazo.

AGUS dijo...

El título es muy acertado, a mí me hizo pensar enseguida en el episodio de Proust. A partir de ahí, el micro es directo, pim, pam, pum, a lo que vamos, y lo cierras perfectamente. Está muy bien construido, muy bien armado.

Abrazos.

Patricia dijo...

Última frase, demoledora.
El juego con Proust es sólo una nota más en esta gran canción que hoy publicas.

Un abrazo

Xindansvinto dijo...

La magdalena, dura y amarga.

Puck dijo...

Confieso que hoy estoy leyendo en diagonal por falta de tiempo, pero el título me ha atrapado y el texto ha estado a la altura. Me ha encantado. Es precioso
Saludillos

Carolina dijo...

Fuaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!
Me gusta, mucho

manuespada dijo...

Me gusta el juego de palabras con los cafés y con el título, lo que convierten a este micro un texto lleno tanto de referentes como de sigfinicantes.

Víctor dijo...

Gracias, Ángeles, por sugerirme ese nuevo título, más pulido, con más significados. Un abrazo.

Gracias, Anita. Da gusto que te de gusto leerme. Un abrazo enorme.

Pues sí, Maite, con ese título queda bordado. Nada, habrá que agradecérselo a Ángeles. Un abrazo.

Muchas gracies, Pedro, me alegra que te gustara. Un abrazo.

Gracias, Agus. Estoy muy al loro de tus comentarios. Me gustó eso de pim, pam, pum. Un abrazo.

Gracias, Patricia. Intnté aportar significados como fuera a una historia sin más. Y por lo visto no quedó mal... Un abrazo.

Bienvenido a las Realidades para Lelos,, Xindasvinto. Gracias por comentar y regresa cuando quieras. Tienes las puertas abiertas. Un abrazo.

Pues hay que agradecérselo al título, Puck. Me alegra haberte retenido en la lectura. Un abrazo.

Fuaaaa, Carolina, muchas gracias.

Es que sin esos juegos (Proust, magdalenas, los cafés, la cicatriz, el cortado...) el micro se queda en nada. Un abrazo, Manu.

Pablo Gonz dijo...

Muy buen micro, Víctor. Para mí termina en "no, solo".
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

Víctor dijo...

Gracias, Pablo. Termínalo dónde quieras, que para eso te gustó. Un abrazo.

Torcuato dijo...

Es un micro muy currado, Victor.
Felicidades.

Víctor dijo...

Más currado es releer micros de hace días, Torcuato. ;) Un abrazo.

Juan Vásquez dijo...

Está buenísimo, me gusta así como está!1 brutal diré

Víctor dijo...

Gracias, Juan. Ya le hice todos los retoques. No lo toco más, ya. Abrazos.