lunes, 7 de noviembre de 2011

Confesión


¿Por qué me mira así? Ya se lo he dicho, señor agente: degollé a todas aquellas chicas porque me lo ordenó Tomás. Sí, ese Tomás que usted dice que no existe, que solo está en mi cabeza. Él me indicó qué chicas debía matar. Me exigió que fueran aquellas y no otras, por el bien de todos. Todavía no han encontrado sus cuerpos, ¿verdad, señor agente? Lógico. Me aseguró que no sufrirían y le creí. ¿Por qué? Porque yo sabía que ellas eran también fruto de mi imaginación. Como el arma homicida. Como Tomás. Y... me harté de este juego... como usted, señor agente.


11 comentarios:

Gemma dijo...

Buen crimen ejemplar, Víctor.
Abrazos

Anita Dinamita dijo...

Así van a ser los crímenes económicos ahora, van a robar el dinero que no existe, je je
Me ha gustado mucho!
Abrazos

Ana Laura dijo...

Pobre agente, marchó también...

No Comments dijo...

Le confieso que yo también tengo muchos amigos imaginarios. ¿Tengo que preocuparme?

Un saludo indio

Rosa dijo...

Jajaja muy bueno. Viva la imaginación!!!

Besos desde el aire

Mar dijo...

Me imagino la exasperación de ambos.

Saludos, Víctor.

AGUS dijo...

Muy bueno Víctor. No me extrañaría nada que hasta él mismo fuese una invención suya.

Abrazos.

mauespada dijo...

Un crimen imaginario, genial. Me ha encatado, Víctor.

Víctor dijo...

Nada que ver con los de Max Aug, Gemma. Gràcies per comentar. Una abraçada!

Gracias, Anita. Entonces, que empiecen a robarme a mí. Allá ellos. Un abrazo.

Más que marchó, Ana Laura, lo marcharon. Pero bueno, mejor así.

No tienes por qué preocuparte. ¿Quien te asegura que yo no soy imaginario? El próximo micro, va de eso. Un abrazo, David.

La imaginación del prota, Rosa. Abrazos desde el suelo.

La del agente, Mar, durará poco, hasta que el prota deje d pensar en él. Abrazos.

Invención suya no sé, Manu, pero invención mía, seguro. Un abrazo.

Me encanta que te encante, Manu. Dice mucho del cuento. Un abrazo.

BB dijo...

La historia de un crimen que nunca fue, de un agente que no existió, de un hombre que se inventa a si mismo...
Me ha encantado, Víctor, como siempre.
BB

Víctor dijo...

Muchas gracias, América. Si se puede ser malo imaginariamente, para qué hacerlo de verdad... A ver si te gusta el siguiente, que también va de imaginaciones. Abrazos.