lunes, 5 de noviembre de 2012

Tareas domésticas



La cabeza del hombre que amó da vueltas en el interior de la lavadora, el corazón sigue dorándose en el horno y la lengua está ya planchada y colgada. Todo en orden. Por primera vez, hoy no va a poder quejarse de nada.

Microrrelato-Microcuento-Microficción-Microrrelatos

Este microrrelato hiperbreve 
es uno de los tres ganadores 
del concurso de microcuentos de Casa de Muñecas 
organizado por la Editorial Páginas de Espuma.
Muchas gracias a la organización, al jurado,
y mi enhorabuena 
a las otras dos ganadoras, Eva y Lola.


17 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Enhorabuena, Víctor... esta vez con un éxito más que merecido!!!!
Abrazos victoriosos

Susana Camps dijo...

¡Felicidades! Un micro salvajemente bueno.

Sara Lew dijo...

Enhorabuena, Víctor. Muy bueno el micro.
Un saludo.

David Moreno (No Comments) dijo...

Enhorabuena Víctor. Se lo merece usted y el micro.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

AGUS dijo...

Bestia, bestia. Y esa frase final tan elegante. Abrazos, y enhorabuena!

Laura dijo...

Felicidades Víctor, me alegro mucho de tu premio. Terminé hace unos días el libro "Casa de muñecas" de Patricia Esteban y me encantó tanto como hoy ¡me gusta tu micro hiperbreve!.

Un beso para tí.

Cortacuentos dijo...

Si es que con las personas ordenadas y limpias da gusto, asi no hay quien se queje.

Muy buen micro, si señor.

Una perta.

Miguelángel Flores dijo...

Enhorabuena, Victor. Qué rebueno. Ahora que se queje, si puede.

Abrazos.

Cabopá dijo...

Me encanta, Victor

Qué bien plasmado ese deseo y que bien tratado como "tarea doméstica"
Me admira tu capacidad de síntesis

Enhorabuena
Besicos

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Enhorabuena, Víctor! Un micro que hace que el triunfo sea muy merecido.

Duro, duro, pero con esa sonrisa final que da la venganza satisfecha.

Un abrazo,

Ximens dijo...

Felicidades, Víctor. Con una frase tan larga preestablecida y tan pocas palabras no se puede hacer mejor. El mío se quedó en la lavadora.

ROSY dijo...

Joo, qué bueno es este micro, Victor.

Un abrazo

Víctor dijo...

¿Qué quieres decir, Anita, que las otras veces no fue merecido? ;) Gracias y un abrazo.

Si es salvaje, Susana, es porque la situación y el concurso lo requerían. Yo no soy tan salvaje, ¿no? Una abraçada.

Muchas gracias, Sara. Un abrazo.

Gracias, David, pero no me trates de usted, por favor. Un abrazo.

El marido seguro que no la encontró demasiado elegante esa frase, Agus. Me alegra que te guste. Un abrazo y suerte el jueves con Jesus y vuestras acrobacias.

A mí también me encantó "Casa de muñecas", Laura. En mi opinión, a la altura de "Ajuar funerario" de Iwasaki. Un abrazo.

Muchas gracias, Cortacuentos. Y no, así no hay quien se queje. Un saludo.

Regracias, Miguelángel. No creo que pueda quejarse demasiado. Un abrazo.

Creo que me muevo mejor (no digo bien, digo mejor) en los espacios muy muy breves. Y sí, en miniaturas así hay que sacarle jugo al título. Un abrazo, Carmen.

La venganza es un plato que se sirve frío, dicen. Y para sonrisa, Pedro, la de la prota. Esa todavía se está riendo ahora. Abrazos.

Pues la verdad es que no había demasiado margen de maniobra, Javier. Escribí unos cuantos pero al final envié ese. Y por lo visto hice bien. Un abrazo y a seguir intentándolo.

Jo, muchas gracias, Rosy. Me alegra que te guste. Un abrazo.

Paloma Hidalgo dijo...

Un micro potente. De los que impactan. Felicidades.

Víctor dijo...

Muchas gracias, Paloma. Me alegra que te guste. Y que te impacte. Un abrazo.

microrretales.com dijo...

Participé en el concurso y no me llevé una decepción al no ver mi nombre sino una alegría al ver el tuyo. Enhorabuena!

Víctor dijo...

Muchas gracias, Francesc. Yo me llevé una alegría, sí, pero también una sorpresa. Un abrazo.