viernes, 29 de abril de 2016

Cuatro microrrelatos inéditos y una reseña en la revista Quimera


Hace muchos años, cotilleando en la sección de revistas de la biblioteca de mi pueblo, encontré una revista llamada Quimera. Hojeando sus páginas, di con una sección dedicada al microrrelato, género que por aquel entonces casi nadie (yo entre ellos) conocía. Y me enganchó. Cada principio de mes regresaba a la biblioteca y devoraba las pocas aunque buenas piezas que la revista ofrecía. Y a partir de ahí, tirando del hilo, de antología en antología, me convertí en un adicto a este género breve.

Cuento esta historia porque muchos años después resulta que esa afición (o adicción) me llevó a escribirlos, a colgarlos en este blog, a reunirlos en un libro y finalmente, gracias a Editorial Enkuadres, a publicarlos en papel. Como guinda a este pastel, el pasado mes de abril la revista Quimera publicó esta reseña de Cambio de rasante, realizada por Susanna Camps Perarnau, gran escritora y profesora de talleres de escritura.


Haced click en la imagen
para ampliarla

Y como las alegrías (y las desgracias) nunca vienen solas, la revista Quimera publica en su número de mayo cuatro microrrelatos inéditos de mi autoría, titulados "Lunas", "Sal de mi vida", "Ecos" y "La mujer de mis sueños".


Muy agradecido a quienes han conseguido
que todo esto sea posible.
¡Mil gracias!


4 comentarios:

el marido de la portera dijo...

No puedes imaginar la alegría que me da, ahora que he vuelto a este mundo, encontrarme con que tu talento se plasma en un libro. El ingenio, cuando se une al trabajo duro, te trae el éxito que mereces. Enhorabuena de corazón.

Víctor dijo...

Bienvenido de nuevo, Marido de la Portera. Y muchas gracias por tu comentario. Trabajo duro, eso sí es la clave del éxito. Un abrazo.

Eduardo López dijo...

HOy, por una casualidad (nada casual, aunque uno ignore las circunstancias) alguien en el insti me ha pasado el último número de Quimera. Y allí me he encontrado sin esperarlo ni imaginármelo con tus textos. Me han sorprendido y alegrado el día. Los dos primeros sobre todo. Y no es que los demás no sean buenos. Pero solo esos dos ya te valen todo el esfuerzo.
Buscaré el libro.
No dejes de escribir. ¡Felicidades!

Víctor dijo...

Hombre, Eduardo, qué alegría verte por aquí. Lo publiqué poco después de marcharme del Màrius, por eso no os lo pude mostrar. Si me pasas una dirección de correo postal te hago llegar uno. Te dejo mi correo electrónico (apagatutele@gmail.com). La verdad es que me haría ilusión que lo tuvieras y, por supuesto, que lo leas y me comentes qué te parece. Un saludo y gracias.