viernes, 20 de noviembre de 2009

Protagonista


El escritor mueve el cursor y abre el documento guardado pocas horas antes. Aunque ya tiene el final muy claro –sólo queda que el sicario apriete el gatillo-, prefiere releer los dos últimos párrafos, para meterse en la escena. En el primero encuentra al protagonista, de espaldas a la puerta, mecanografiando unos papeles a toda prisa, hecho que le impide percatarse de la presencia del intruso. Hasta ahí bien. Sin embargo, el escritor recuerda haber dejado colgada la historia en ese momento, así que se extraña cuando ve, en ese último párrafo, cómo el protagonista teclea sobre el papel que la víctima, ensimismada en la pantalla del portátil, no repara en que un sicario le empieza a vaciar el cargador de su pistola por la espalda. Punto final, concluye el protagonista.

19 comentarios:

una más... dijo...

El " cazador " cazado?
Qué imaginación la tuya!!:P
Saludosss

Claudia Sánchez dijo...

Excelente Víctor!
Para mí, la última oración sobra.
Saludos!

Walter Giulietti. dijo...

Me divierten mucho las historias de escritores que se relacionan tan mágicamente con sus personajes.

Muy bueno Víctor.

Ayahara dijo...

Muy bueno Victor. Me ha recordado a un libro que leí este verano llamado "La Historia que me escribe" en el cual el escritor se convierte en uno de los personajes del libro que está escribiendo...Salu2!

Esteban Dublín dijo...

Víctor, un cuento magnífico. Si me permites la sugerencia, creo que lo del punto final sobra en el cuento. Sólo revísalo a ver qué piensas.

Hugo Chaparro, un profesor entrañable que tuve de literatura, decía: "Sugerir es crear, nombrar es destruir".

Miguel dijo...

¿Te ha atrapado algún personaje tuyo alguna vez, Víctor? Ocurre con frecuencia, mira bien a ambos lados cuanto te sientes a escribir. Quiero seguir teniedo relatos tuyos por mucho tiempo.

Enhorabuena.

Un abrazo.

Miguel

Campanula dijo...

Muy bueno, como siempre.
un abrazo

no comments dijo...

Genial relato. De lo mejor que te he leído y es mucho decir.
La frase final,quizá sí sobra...

Un saludo indio

Neogeminis dijo...

Uy qué miedo!!!..mejor será siempre escribir historias con finales felices...por las dudas! jejeje

un abrazo!

Fernando dijo...

Menos mal que esta vez no hanvertido petróleo sobre su espalda y después han prendido fuego. Porque esa bestialidad ha ocurrido más de una vez. Hay gebnte que no debería haber nacido. Tremendo relato.

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Mr.! volví! Bueno, me gustó. No sé si algo sobra o no, ya sabe... A mí la última frase me ha parecido graciosa, es más, me he reído, pero ya digo que yo no sé...
beso.
LADY JONES

Xarat et col. dijo...

Es la primera vez que te pillo el final antes de llegar a él. Aun así, es un corto estupendo.

Víctor dijo...

Y el escritor escrito, Una más. ¿Imaginación? Para imaginación la del prota, que pudo salvar su vida con otro párrafo. Un saludo.

Muchas gracias, Claudia. A ver, estuve tiempo pensando si incluir o no la última oración. Al final decidí incluirla porque quería cambiar el punto de vista del narrador. La historia no lo escribo yo, narrador omnisciente, sino que lo hace el prota. Desde el inicio. Aunque creo que no quedó demasiado bien plasmado en el texto. De todos modos, gracias por la aportación. Un saludo.

Pues a divertirse, Walter, a divertirse. Te dejo el link de otro en que el prota se relaciona "mágicamente" con un texto:
http://realidadesparalelos.blogspot.com/2009/04/bookcroosing.html

Gracias, Ayahara. Parece interesante ese libro que citas. Lo buscaré. Un saludo.

Esteban, te remito a la respuesta a Claudia, para lo del punto final. Sólo quería añadir otro giro, cambiando incluso de narrador. Pero lo pensaré con más calma. Y sí, estoy contigo, y con tu profesor, en eso de sugerir más que nombrar. Un abrazo.

Sí, Miguel, alguno me ha atrapado. Incluso me persigue por las noches, me da vueltas, me pide que no lo mate, o que cambie su final. Pero, ¿aquí quién manda? ¿El autor o el personaje? Per ahora mando yo; después.... ya veremos. Un saludo.

Víctor dijo...

Campanula: muchas gracias. Como siempre. Otro abrazo.

Me alegra que te gustara, No Comments. ¿De lo mejor que has leído por aquí? Ufff... pues muchas gracias, aunque no comparto opinión. Hay por aquí algún cuento por el que siento especial predilección, más que por éste. Y lo de la última frase... lo pensaré, pero te remito a comentarios anteriores.

O tener un párrafo a punto, por si las moscas, como hizo el prota del cuento. Gracias por el comentario, Neogeminis.

Tremendo relato, Fernando, y tremendo comentario el tuyo. Gracias por pasarte por aquí.

Gracias por el comentario, Lady Jones. Parece ser que somos los únicos a quienes nos gusta la última frase... Un saludo.

El final era previsible, Mr. Xarat: el escritor escrito. Lo difícil era montar la historia en pocas palabras. De todos modos, a ver si te pillo en el próximo. Saludos y caricias a Mahatma.

dijo...

Doncs jo no el vaig entendre fins que vaig llegir dos cops la última frase... Digue'm lenta, si vols...
I, certament, em va agradar. Però, quines espirals, eh? Ara bé, si tots hi estan d'acord, amb que sobra la darrera frase, potser és que la lectura més general és la que apunten entre tots, o què? Mmf... què difícil...

Martín dijo...

Victor, me gusta la idea, pero no se porqué imaginé el final. Debe ser que he visto demasiadas películas en mi vida. De todos modos, buen relato!
Estuve un poco ausente. Me pongo al día, mil disculpas. Saludos

Víctor dijo...

És que la penúltima frase, Lo, un pèl llarga, et deixa sense alè. S'arriba a l'última oració cansadíssim. Encara sort de les comes, que no permeten que t'ofeguis. I potser sí que tenen raó en això de l'última frase, però és que a mi això de les espirals m'agrada massa. Es una debilitat. No ho sé, ho consultaré amb el coixí. Tu què en penses? X-(

Yo sí sé por qué lo imaginaste, Martín. Porque era previsible. Pero de todos modos tenía ganas de ejercitarme un poco con una relato así. Nada de disculpas, Martín. Un abrazo.

Jesús Contreras dijo...

Las dos, tres últimas líneas, se me hicieron lentas, pero me gustó. No sé por qué, pero me recordó al de 'Deus ex machina'.

Saludos.

Víctor dijo...

Se te hicieron lentas, Jesús, porque lo son. Intenté meter en una sola frase la transición de un plano (real) a otro (el cuento), para que el paso de un mundo a otro fuese más unitario, menos fragmentado. No sé si quedó del todo bien. Te debió recordar al oto relato porque la temática es muy parecida, aunque las intenciones totalmente distintas. Un abrazo.