viernes, 13 de noviembre de 2009

Prueba de fuego

-->
Esta vez no erraré el tiro, me digo mientras apunto a este civil inocente, al que ni siquiera han dejado fumar un último cigarrillo. El capitán sospecha que disparo al suelo, que no me atrevo a matar a mis enemigos, y para comprobarlo me ha despertado antes del alba y me ha ordenado asesinar a este pobre joven. No puedo fallar porque de lo contrario podría acusarme de traición y mandarme fusilar.
Cuando grita fuego, desvío la pistola hacia el capitán y vacío el cargador. Uno menos. Mientras arrojo la pistola al chico y le ordeno que huya, voy buscando una piedra con la que golpearme.


(Este microrrelato participó -sin éxito- en el concurso "Relatos en cadena" de la SER y Escuela de Escritores)

17 comentarios:

Anonima Mente dijo...

Superó la prueba de fuego, eso sí, una única vez.Se aseguró de que no habría más.

Me parece muy bueno, como la mayoría de lo que escribes.

Campanula dijo...

Muy bueno Victor, ahora le toca vivir con que el enemigo sabe su secreto.

un abrazo

una más... dijo...

Estos de la Ser.. no tienen ni idea ;)
Besos.

Cloe dijo...

Juegos macabros a los que no queda más remedio que acomodarse.

Abrazo

no comments dijo...

Muy buen intento, el mío tampoco tuvo éxito.

Un saludo indio

Miguel dijo...

Estoy con "una más" la Cadena Ser no tiene ni idea.

Muy bueno, Víctor. Eso es la guerra: sobrevivir o sobreviven.

Un abrazo

Miguel

(ya volví, estoy trabajando en la crónica del viaje)

Claudia Sánchez dijo...

Eso de "sin éxito"... hay que darle un sentido más amplio que el habitual.
Es muy bueno. Este género lo manejas de taquito.
Te felicito!
Saludos!

Neogeminis dijo...

Creo que es un estupendo minirelato. Con breves pinceladas logras ilustrar un momento y las intenciones de los personajes.
muy bien logrado.

un abrazo!

Arcángel Mirón dijo...

¡Muy bueno! Así habría que hacer.

:)

Martín dijo...

A mi me gusto mucho Victor, más allá de lo que diga el jurado. Desconfia de ellos, si señor! Un abrazo

Víctor dijo...

Gracias, Anonima Mente. Veo que el cuento superó también otra prueba de fuego: vuestra opinión.

Yo creo que el enemigo se callará el secreto, Campanula. Se lo debe al prota.

Ser o no ser, Una más, that's the question. Debo reconocer,sin embargo, que el relato ganador es bueno, muy bueno.

Creo, Cloe, que el capitán no volverá a practicar juegos de esos ni a poner a prueba a ningún soldado más. Un saludo.

Gracias, No Comments. A ver si en el próximo tenemos más suerte. Saludos.

Víctor dijo...

Sí que tienen idea, Miguel. Mira el relato ganador: se merece el premio. Y sí, así es la guerra. Ah, se me olvidaba estaré pendiente de tu bitácora de viaje. Un saludo.

Bueno, Claudia, pues digamos que participó "sin premio" en el concurso de la SER pero con éxito entre vosotros, mis lectores. ¿Por ahí iba tu comentario,no?

Gracias, Neogeminis. La extensión no debía superar las 100 palabras, así que tuve que pintar la escena, como bien dices, con pinceladas rápidas. Y sin ser demasiado evidente. Un saludo.

Ya te digo, Gilda. A cada uno lo que se merece: la guerra es la guerra. Un saludo.

Martín, te digo lo que a otros. El relato ganador es bueno, muy bueno. Así que no debo desconfiar demasiado de ellos: tienen buen criterio. ¿No podrías ser tú parte del jurado? Un saludo.

el marido de la portera dijo...

Victor, a mí me gustó el relato, claro que yo no soy jurado de nada y, a la vista de lo "que es bueno" no quiero serlo. Prefiero siempre la opinión del lector antes que "la del especialista".

Un saludo y sigue publicando para que "estos legos" que te seguimos nos podamos dar el gusto de leerte.

Un saludo.

Víctor dijo...

Sí, Marido, es la historia de agradar a muchos o a pocos. Lo de "legos", ¿lo dices por los muñequitos y las piezas? Saludos.

Belén dijo...

Buah... el tiempos de guerra las cosas siempre se toman por el lado más tremendo.. al menos el soldado fue de los que eran normales...

Besicos

India Ning dijo...

Bendita cobardía.

Víctor dijo...

La guerra es la guerra, Belén. Suerte que quedan algunos con buen corazón, o por lo menos, con su propia justicia. Saludicos.

Supongo que te refieres al capitán, ¿no, India Ning? Un saludo.