lunes, 19 de abril de 2010

Dulce et decorum est pro patria mori


En pleno campo de batalla, el valiente soldado ve cómo cae la granada a escasos dos metros del capitán, sin que éste se dé cuenta, y raudo se lanza sobre ella, amortiguando el estallido con su cuerpo y salvando así la vida de su superior. Como un héroe.
El capitán, tras la explosión, se gira ajeno a lo ocurrido y mirando el cadáver desgarrado del soldado masculla, niñato despistado, no viste la granada, si hubieras estado alerta como yo te enseñé, no yacerías aquí muerto. Como un perro.

27 comentarios:

No Comments dijo...

Genial, yo me pongo de pie y aplaudo y no paro.
Qué más decir. Excelente.

Un saludo indio

marialuisa dijo...

la gente es muy poco agradecida :)
genial

saludos

Alejandro Ramírez Giraldo dijo...

Me gusta mucho el relato,Víctor. Me fascinan ese tipo de contradicciones.

PD: noto la puntuación un poco confusa.

Saludos.

Claudia Sánchez dijo...

Excelente Víctor! Me encantó! Y llévalo a la vida real... sucede tantas veces!
Saludos!

Isabel González dijo...

Me gustó Victor, aunque no me transmitió tanto como otros. El contenido, pues hay muchas madres que prefieren cobardes vivos que héroes muertos.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

Excelente narración, no me gusto tanto la forma, no sé, no me pareció un microrrelato como los que estoy acostumbrado a leer por aquí.

No me impacto el cierre, seguramente fuera eso.

Saludos. A ya tenéis la entrevista de los lunes.

7

Marcia, Ann, Karolina y La Voz dijo...

Me gustó. Todo cambia de significado según la perspectiva en que se aprecie.

Jesus Esnaola dijo...

Estoy de acuerdo con Daniel en que estilísticamente quedó un poco "sucio". Yo creo que es de esos micros que con la elección del sustantivo perfecto sobrarían los adjetivos.
Dicho esto, ya me gustaría a mí tener unos cuantos como éste en mi blog.

Un abrazo Víctor

dijo...

A què és degut aquest canvi en la puntuació? No ho fas així, normalment, no? Sí que es veu més brut, però no et diré que em desagradi, al contrari. I sí, aquest també m'ha agradat. Poliria alguna cosa. Potxons!

Martín dijo...

Una muerte para salvar el honor del superior. De alguna manera creo que tocamos un tema en común esta vez, y que en el fondo el soldado actuó de manera parecida al bufón de mi último micro. Me gustó! Un abrazo

Gotzon dijo...

A eso le llamo yo Hintelijenzia Militar (por las dos partes)

bajoqueta dijo...

Quina llàstima que no s'enterés que ho havia fet per salvar-lo. Qué dolent!

Walter dijo...

Me gusta cómo adjetivaste en este microrrelato.

santamaría dijo...

jejeje, merecía morir. muy bueno, y el final creo que me gusta.

Neogeminis dijo...

uuffffffff y después dirán que no quedan héroes! jajajaja

abrazos!

MuñEkiTa CaT dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy Catherine, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a munekitacat@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Catherine Silva

Esteban Dublín dijo...

Pues creo que nadie se ha dado cuenta en realidad del mérito del relato: El título. El título le da un valor especial porque es una especie de llamado militar. Un llamado que se hace absolutamente contradictorio en el momento que el Capitán deshonra a su soldado con su discurso.

¡Buena, mi amigo! ¡Buena!

Víctor dijo...

Me alegra que te gustara, Indio. A mí, la idea me gusta, pero la resolución no me acaba de llenar. Un abrazo.

Y más, si no se dan cuenta, Marialuisa. Un saludo.

Viste el mecanismo contradictorio del relato, Alejandro. Buen lector. La puntuación la debes notar confusa por las dos comparaciones que cierran las dos oraciones. Con punto, el lugar de coma. Lo hice para separar y contraponer las dos muertes: como un perro y como un héroe. No sé si salió muy bien. Un saludo.

Me gusta que te gusten, Claudia. Todo un honor. Un saludo.

Víctor dijo...

Sï, Isabel, el cementerio está lleno de valientes. No te transmitió tanto porque es más frío, menos personal, més directo. Un juego de conceptos, más que otra cosa. Una abraçada.

No, en eso tienes razón, Daniel, no es a lo que os/me tengo acostumbrado. Pero hay que ir provando cosas nuevas, ¿no? El cierre no impacta porque la estructura del relato es bimembre, sin sorpresa final. Se contraponen dos conceptos dos muertes (o la misma, vista desde distintas perspectivas). Cuento bisagra, podría llamarse. Un saludo.

Lo vistéis, Marcia y compañía: todo es cuestión de perspectiva. Un saludo y gracias por comentar.

¿Sucio? Bueno, personalmente prefiero otros adjetivos: frío, impersonal, directo, informativo... Pero nada, que acepto las críticas, faltaría más. En lo de los sustantivos y adjetivos puede que tengas razón: lo tendré en cuenta. Ah, y ya tienes unos cuentos como éste (y mejores) en tu blog. Un saludo.

Víctor dijo...

No sé què passa amb el canvi de pntuació, Ló. Només les dues comparacions del final, amb punt en lloc de coma... Jo no ho trobo tan "canviat"... no ho sé. Jo en poliria més d'una, de cosa. No m'acaba de fer el pes. Potxons!

Ahora que lo dices sí que tiene algo en común con la historia del bufón. Me gusta que coincidamos en los mismos temas, con tratamientos distintos, Martín. Un abrazo.

Ah, Gotzon, "inteligencia militar", la antítesis por excelencia. Un saludo.

Saps què passa, Mònica? Que si un acte d'heroisme no el veu ningú, deixa de ser un acte heròic. Trist, però és així, no? Una abraçada.

Gracias, Walter. De todos modos, creo que se deben usar menos adjetivos y más sustantivos cargados de significado. La limitación de espacio lo requiere. Un saludo.

Víctor dijo...

Bueno, Santamaría, me alegra que te gustara. Un saludo.

Quedan, Neogeminis, pero si no los ven es como si no existieran. Un saludo.

Bienvenida, Catherina. Tu misma, enlázame en tu sitio web. Por cierto: ¿cuál es tu sitio web? No lo encontré.

Viste lo del título, Esteban. Tenías que ser tú. La idea del cuento la tenía hace días, pero el título no me encajaba. Recordé el verso horaciano y dije.. plas. Tiene que ser éste. A veces (¿todas?) morir por la patria es amargo y despreciable. Un abrazo.

Jesus Esnaola dijo...

Cuando decía sucio me refería a falta de poda.
Es gracioso que ilustre mi comentario sobre el uso de adjetivos, con un adjetivo errado del todo. Jejeje!

Un abrazo Víctor

Víctor dijo...

No me lo tomé mal, Jesús. Entendí perfectamente qué quería decir eso de "sucio". Y la comparación que haces con la poda es muy adecuada: los buenos micros, como los árboles, hay que poderlos, despojarlos de lo superfluo para dejarlos que crezcan con lo esencial.

Un abrazo.

Miguel dijo...

Cuantos heroes ánonimos hay?
Deja en evidencía que el ostentar un cargo no es signo de inteligencia.

Un abrazo,Víctor.

Miguel

Víctor dijo...

¿Héroes anónimos? A patadas, Miguel a patadas. Y lo que decíamos de la inteligencia militar, la antítesis por excelencia. Un saludo.

Dissortat dijo...

¡Hay que jo[...]se!

Víctor dijo...

Ja ho pots ben dir, Dissortat. I si vols, en català. A fotre's. Gràcies per la visita.