lunes, 17 de mayo de 2010

Viaje de ida


Me asusto cuando observo -en el esquema del recorrido, sobre la puerta del vagón- que en lugar de los nombres de las paradas habituales están anotadas las palabras nacimiento, infancia, juventud, madurez, vejez y muerte. Y me horrorizo cuando advierto que durante el breve trayecto, además, me he llenado de arrugas y canas. Sin embargo, me resigno al comprobar que, detenidos en la parada de la vejez, las puertas están a punto de cerrarse y estoy demasiado cansado para poder salir del vagón, cruzar la vía y tomar el metro de vuelta. Un joven pálido sonríe a mi lado.

25 comentarios:

No Comments dijo...

Me gustó la idea, la correlación entre un viaje en tren con la vida misma y me resulta algo extraña la frase final, "jóven pálido" es como "los rostros pálidos", jeje


Un saludo indio

Neogeminis dijo...

jejeje...tan rápido se va!...como si de un tren se tratara, es verdad!


Un abrazo.

Torcuato dijo...

Lo leo, todo bien escrito pero previsible, y de pronto la frase final: "Un joven pálido sonríe a mi lado."

Impresionante. Me ha encantado. Felicidades.

Un saludo.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

Aunque el tema sea ya demasiado conocido, creo que el tratamiento del microrrelato es brillante.

La última frase encaja a la perfección.

9

Virginia Vadillo dijo...

Debe de ser eso, que el viaje es tan largo y cansa tanto, que a nadie le da por sacar el billete de vuelta.
Muy bueno :)
Un beso!

Ezequiel Lavaca dijo...

Muy bueno Victor, mucho sentido con pocas palabras. Te comento que también estoy empezando a escribir minificciones, no son tan buenas como las tuyas o las de Pablo de la Rua, pero por lo menos lo intento. Están publicadas en mi blog en la etiqueta de "cuentos propios"

Te felicito de nuevo, excelente!

manuespada dijo...

Al fin y al cabo la vida es un viaje en tren. Buena metáfora Víctor. Un saludo.

Isabel González dijo...

Nuestras vidas son los trenes que van a parar al ... que es el morir, ...me recuerda a Manrique y por otro lado me viene a la mente Caronte con su barca acompañando a los difuntos recientes con su moneda bajo la lengua para no perderse en su último viaje. Entiendo que ese muchacho se ha subido en el tramo final, acaba de morir, (uf, ultimament estic una mica despistada)... És aixo Victor?

Marcia, Ann, Karolina y La Voz dijo...

Me gustó pero al mismo tiempo me da terror saber que estoy en ese mismo tren... creo que es hora de bajar...

Saludos

Baizabal dijo...

Sí, a pesar de ser un tema muy concurrente, le encuetras la vuelta. Yo en cambio preferiría la omisión de la última frase, pero esto ya es gusto de lector.

Saludos

Javi dijo...

Muy bueno. Me ha gustado mucho.Seguiré atento a tus relatos.
Saludso!

Jesus Esnaola dijo...

Como ya se ha comentado, corrías el riesgo de caer en el tópico y lo salvaste con brillantez.
Estupendo.

Un abrazo

Trukini dijo...

Deleitable. La frase final detona la idea en sumisión...

He estado atento a tus microrrelatos, maravillosos.

Un saludo.

Víctor dijo...

Este micro (y otra versión del mismo) lo escribí para el concurso de Cercanías, pero se me pasó el plazo. Así me ahorro el tener que poner la nota "...participó sin éxito...". Hay que ver el lado bueno.

¿Te resulta extraña la frase de "rostro pálido"? Eso es porque eres indio, jeje. No, en serio, esa frase la puse para dar una vuelta de tuerca a un tema machacado. Saludos.

Por suerte, a veces, Neogeminis, hay averías, retrasos, huelgas... y los trenes se retrasan. Un abrazo.

Al final la última frase salvó el relato, Torcuato. Un saludo y me alegro que te gustara.

Muchas gracias, Daniel. Si mis profesores de niño me hubieran puntuado como tú, otro gallo cantaría. Un abrazo.

Víctor dijo...

Pues menudo error, Virgina. Encima, si pillas ida y vuelta te haen descuento. Un saludo y gracias por comentar.

En cuanto pueda me paso, Ezequiel, y veo esos micros que escribes. La práctica y la perseverancia son importantes en esto. Bueno, en todo ¿no? Saludos.

En tren o en lo que sea. Y además acaba en un viaje en góndola, a través del Aqueronte. Saludos.

No acaba de ser això, Isabel, però per allí van els trets. No ha mort, però té ganes de morir. I per això puja al tren quan només queda la parada de la mort. Una mena de suicidi encobert. Ah, si vols un de barques i Caronts, llegeix aquest:

http://realidadesparalelos.blogspot.com/2009/08/caronte.html

Una abraçada.

Víctor dijo...

Pues habrá que bajarse en marcha, Marcia y Cia., porque este tren no se detiene. Un saludo a todas.

Es cosa de gustos, Baizabal. Creo que sin la última funciona igual. Un saludo.

Me alegro de que te gustara, Javí. Gracias por comentar y hasta la próxima. Un saludo.

Gracias por el comentario, Jesús. Da miedo eso de caer en el tópico. Un saludo.

Bienvenido a las Realidades para Lelos, Trukini, y gracias por comentar. Un placer que te gusten los textos. Vuelve cuando quieras. Un saludo.

Citopensis dijo...

Tantos viajes en marcha y tantos sitios para un sólo pasajero...

¿Imaginamos un abono?

Y tal.

Pablo Gonz dijo...

Desconcertante la imagen del joven pálido. Me parece que ahí empieza un micro muy potente.
Un abrazo,
PABLO GONZ

Gotzon dijo...

Pues que pena que se te pasó el plazo... porque el relato merece un premio, ese toque final es tétrico a tope, esa sonrisa como diciendo... "puto novato" jajaja, genial.

Claudia Sánchez dijo...

Me gustó mucho Víctor. La frase final es otra historia que te acompañaba en el vagón.
Besos,

Víctor dijo...

Muy genocida estás tú, Alberto, imaginando abonos para ese tren. Un saludo, gracias por comentar, y un placer verte por aquí.

Pues sí que da para otro micro, Pablo. ¿Alguien se anima? Saludos.

Pues sí, Gotzon. Una pena que se me pasara el plazo. Bueno, de todos modos no creo que hubiera tenido demasiado éxito. Mañana quizás cuelgue la otra versión, más light. Un abrazo.

Sí que sale otra historia de la frase final, Claudia. Me alegro que te gustara el relato. Un saludo.

Miguel dijo...

La vida en sí es un viaje. Con diferentes paradas en diferentes situaciones.
Me parecio buenna la relfexión de la vida a través del micro.

Un abrazo

Miguel

Víctor dijo...

Gracias, Miguel. La lástima es que no se pueda coger billete de vuelta. Un saludo y un placer recibirte por aquí.

Walter Giulietti. dijo...

Aunque podrías haber agregado una etapa más: la vida después de la muerte.
Éste en particular me gustó mucho.

Víctor dijo...

Gracias, Walter. Éste iba a presentarlo a un concurso de Cercanías de Renfe, pero con lo despistado que soy, se me pasó el plazo de nuevo. Quizás te haga caso con lo de la alarma.

Un saludo.