jueves, 26 de agosto de 2010

Úduv


Cuando clava las agujas en la palpitante piel del enemigo, el muñeco inerte se retuerce de dolor.


22 comentarios:

No Comments dijo...

Ya estamos por aquí, Víctor. En septiembre quizá vuelva todo a la "normalidad", jeje

Respecto al relato, algo me falla, muñeco inerte con que se retuerza del dolor... no sé. Quizá sea este calor agobiante que tengo a mi vuelta de vacaciones.

Un saludo indio

Fernando dijo...

Puede ser posible. A veces los muñecos se rebelan, sobre todo si hace tanto calor como el de este verano. Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

Me ha costado cogerlo! Muy bueno, está dado la vuelta, hasta sus máximas consecuencias...
Un abrazo!

Claudia Sánchez dijo...

¡Bien Víctor! Claro ejemplo de la importancia del título.
Besos,

NiñoCactus dijo...

Le recomendaron acupuntura y era tal su aversión a las agujas, que decidió acudir a una santera vuduista...

Me hizo sonreír.

Maite dijo...

Un buen recurso el de dar la vuelta a lo habitual. Un abrazo.

Araceli Esteves dijo...

muy bien, es una venganza merecida. Todos los caminos pueden recorrerse en ambos sentidos.

Su dijo...

Buena vuelta de tortilla, me ha encantado...

Patricia dijo...

SENOICATICILEF!

Pablo Gonz dijo...

Propongo explorar los giros de cifra diferente a 180º.
Un abrazo,
PABLO GONZ

Isabel González dijo...

que bueno!!, LAINEG!!!

Marcia, Ann, Karolina y La Voz dijo...

Me gustó, muy lógico. Ya era hora de que los muñecos lo sintieran.

Saludos.

Esteban Dublín dijo...

Pobre muñeco, grande el autor.

Neogeminis dijo...

jejeje...muy gráfico.

Avelino Vallina dijo...

Muy ingenioso.
Saludos.

Víctor dijo...

Preferiría, Indio, que las vacaciones fueran mi normalidad, y que quince días al año me dieran una semanita para ir al trabajar. Pero es lo que hay... Lo de inerte es para evidenciar todavía más la contradicción de la frase, la vuelta de la realidad. Saludos.

Suerte que ya se acaba, Fernando, suerte que ya se acaba. Un saludo.

Sí, sólo es una vuelta de la realidad, Anita. Costó, pero lo pillaste. Un abrazo.

Giré el título en el último momento, Claudia. Hasta un segundo antes de colgarlo se titulaba "Vudú". Un abrazo y gracias.

Y a mí tu comentario, NiñoCactus. Aunque con tu apodo, poco miedo te debe dar el vudú... Un saludo.

Víctor dijo...

Sí, Maite, es un ejercicio maravilloso, eso de darle la vuelta -como a un calcetín- a lo habitual. Vamos, ¡a practicar! Un abrazo.

Y muchas veces el mejor es el inverso, Araceli. Gracias por la visita y un saludo.

Me alegro, Su. Veamos qué te parece el próximo. Un abrazo.

ozraba nU. AicirtaP, saicarg sahcuM.

Acepto la propuesta, Pablo. Cuando tenga algo te aviso. Un abrazo.

Víctor dijo...

adaçarba anU. lebasI, seicarg setloM.

Pues sí, Marcia y compañía. Ya iba siendo hora... Cuatro abrazos.

Grande el comentarista, exagerado el comentario. Un abrazo internacional, Esteban.

Y punzante, Neogeminis, y punzante. Un abrazo.

Gracias por el comentario, Avelino. Me alegra que te gustara el relato. Un saludo.

carlos de la parra dijo...

La última aguja arrancó un grito a los huevos en el refrigerador.

Víctor dijo...

Ufff.... ¡qué dolor, Carlos! Un abrazo.

santamaría dijo...

qué verano más productivo, qué envidia!

Víctor dijo...

Va, Santamaría, no creas que tanto. Hacemos lo que podemos. Un abrazo.