miércoles, 27 de junio de 2012

Palabra de honor


Si alguien se opone a este matrimonio, que hable ahora o que calle para siempre. Nadie dijo nada. El banquete posterior se celebró en el más absoluto silencio.


Microrrelato-Microficción-Hiperbreve-Microcuento

9 comentarios:

AGUS dijo...

Vaya, se lo tomaron al pie de la letra, aunque me parece a mí que ese final afilado esconde oscuras intenciones por parte del autor. Silencio.

Abrazos.

Luisa Hurtado González dijo...

parece que había muuuucho que callar, miedo da cuando hablen, porque hablarán, seguro

David Moreno (No Comments) dijo...

Esto es jugar al pie de la letra en toda regla, jeje. Bien buscado el efecto y callo, por ahora, no lo tendrás tan fácil conmigo.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Leo Dolengiewich dijo...

Es excelente, Víctor, esta microficción. Es densa e invita a una relectura. También invita a una resignificación simbólica del silencio.
Me encantó. Un abrazo.

BB dijo...

Nada tan elocuente como el silencio y aquí, gritaba...
Como siempre, te sales, Víctor.

BB

Esteban Dublín dijo...

(Silencio)

ROSY dijo...

Ni callando ni sellando bocas, se consigue la felicidad.
Por lo menos no comieron perdices...de lo cual me alegro. ¡Qué banquete más barato!

Me gusta MUCHO tu micro, da que pensar....

Víctor dijo...

Pues el autor, Agus, no va a decir ni mu, porque después todo se sabe. Pero sospecha y acertarás. Abrazos.

Más miedo da que callen para siempre, Luisa. Aunque sí, como hablen se lía gorda... Un abrazo.

Llamándote No Comments, David, esperaba tu silencio. Un abrazo.

Muchas gracias, Leo. Me alegra que te gustara. Un abrazo.

No es lo mismo estar durmiendo que dormido, América, como tampoco es lo mismo estar saliendo que salido. Un abrazo.

No esperaba menos de ti, Esteban. Abrazo silencioso.

Me alegra que te gustara, Rosy. Gracias por pasarte por aquí y por dejar comentario. Un abrazo y regresa cuando quieras.

David Moreno (No Comments) dijo...

( )