miércoles, 17 de febrero de 2010

Buen perro

A Tabs, por ser mi mejor amigo,

cuando todavía no era un hombre


Dame la patita, le ordeno, y él obedece sin rechistar. No, la otra, insisto poniéndolo a prueba, y él acata de nuevo la orden. Ahora, como recompensa, nos vamos de paseo, le propongo, pero por mucho que lo intenta, no logra seguirme sólo con el impulso de las patas traseras.

24 comentarios:

No Comments dijo...

Pobrecito, es que le exiges mucho...
Tierno microrrelato, así me pareció.

Un saludo indio

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

a ti también me pareció muy tierno, quizá lo más destacable, pero le falta fuerza al argumento, según mi valoración. Le falta fuerza, empuje.
No es de los que más me han gustado, pero bueno, cumple con los requisitos de todo buen microrrelato.

7.5

Martín dijo...

Pobre perrito. Quizás debas comprarle un carrito...

Neogeminis dijo...

jejejej...pobrecito!...eso le pasa por obedecer sin chistar! jejeje.


Un abrazo.

marialuisa dijo...

pobreeeeee

saludos

Isabel González dijo...

No esperaba para nada el final. Es simpático.

Víctor dijo...

Quizás tengas razón, No Comments, quizás le exijo mucho. ¿De verdad te pareció tierno? Uff... esperaba cualquier adjetivo menos ése. Un saludo.

¿A ti también te pareció tierno, Daniel? Bueno, vosotros sabréis... Evidentemente le falta fuerza al argumento, sobre todo porque no tiene argumento; es sólo una anécdota con un final que da otro significado (más literal) a la frase hecha "dar la patita". Un poco de humor sin argumento. Un abrazo.

Quizás se lo compre, Martín, o quizás le enseñe a andar a dos patas. Lo pensaré. Un abrazo.

Víctor dijo...

Sí, Neogeminis, pobrecito. Si los perros fueran un poco más rebeldes lo pasarían mejor. Un saludo.

Pobre pero obediente, Marialuisa. Demasiado obediente. Un saludo.

Bueno, pues si conseguí sorprenderte me doy por satisfecho, Isabel. Es lo único que pretendía este texto: sorprender y poner un toque de humor con la transformación del texto, con la segunda lectura. Una abraçada.

manuespada dijo...

Pues a mí más que tierno me parece cruel, pero normalmente me gustan más las historias crueles que las tiernas. Un dueño muy cabroncete.

Xarat et col. dijo...

Realmente demoledor tanto el micro como el vuelco final. Como decimos por aquí abajo, tienes 'to el arte', Víctor. A Mahatma no se lo leo ni de coña, jejeje. Saludos.

Esteban Dublín dijo...

Sí, bueno, está bien y entiendo la intención, Víctor. A veces está bien un poquito de mamadera de gallo (como decimos en mi país), pero bien sabes que me tienes acostumbrado a otras cosas.

Insisto, no es que esté mal, pero me pareció raro encontrar un texto así tuyo.

Víctor dijo...

Por fin un adjetivo a la altura, Manu. El dueño es muy cabroncete, pero el perro es demasiado obediente. Un saludo.

Muchas gracias, Mr. Xarat. No, jejeje, mejor no se lo leas a Mahatma. Yo a Tabs tampoco se lo leí. Un abrazo.

Muy agradecido por la sinceridad de tu comentario, Esteban. De verdad, muy pero que muy agradecido. Últimamente estoy liado con otras cosas y no puedo dedicar demasiado tiempo a los microrrelatos. De ahí estos textos tan cortos, casi sin historia detrás. A ver si recupero tiempo y hago algo que te agrade más. Por cierto: ¿mamadera de gallo? Significa algo así como "broma" o "chiste", ¿no? Un abrazo.

Esteban Dublín dijo...

Jajajaja. Exactamente, Víctor, significa tomarse las cosas con demasiada ligereza, sin seriedad, en broma.

En todo caso no te des tan duro, de los últimos ha habido buenos relatos, pero pues no siempre se puede satisfacer a todos los lectores.

Bien sabes que yo no me regalo contigo ni me vendo. Digo lo que pienso: cuando es bueno así lo digo, cuando es malo, así lo expreso.

Un abrazo grande.

Jesús Contreras dijo...

Hola, Víctor. El final me dejó un regular sabor de boca. Estoy seguro de que vendrán mejores historias.

Un abrazo

Thrillerlife dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Víctor dijo...

No soy duro, Esteban, soy exigente. Sinó, no mejoro. Ya sé que ni te regalas ni te vendes, por eso espero siempre tu comentario. Un abrazo.

Eso mismo espero, Jesús. Seguro que vienen mejores historias. Aunque tú, mientras, rebuscas en las viejas, ¿no? A ver si hay suerte. Un saludo.

Bienvenido, Thrillerlife, por el comentario (que leí en el correo) aunque lo hayas borrado. Espero volver a verte por aquí. Y espero que no te arrepientas del comentario,jejeje. Un saludo.

maite dijo...

ayy si los perros hablaran!!!

un saludo (acabo de aterrizar aqui)

Víctor dijo...

Maite, espero que el aterrizaje haya sido de lo más plácido. ¿Si los perros hablaran? Mejor que no, porque nos sentiríamos muy mal. Bienvenida y gracias por comentar. Espero volver a verte por aquí. Un saludo.

Paco Peña dijo...

alguna vez pensaste que el hombre ha somentido de tal modo a los animales que no existen los caballos salvajes?
tu cuento me puso a reflexionar

Víctor dijo...

¿Alguna vez pensaste, Paco, que el hombre lo ha sometido todo de tal modo que sólo existen hombres salvajes? Reflexiona, que eso es bueno. Saludos.

Paco Peña dijo...

me gusta eso, sólo existen hombres salvajes, más tarde o más temprano!

Miguel dijo...

Un poco duro ¿no Víctor? Qué tal si cambias el punto de vista al perro.

Un saludooooooooo!!!!!!!!

Víctor dijo...

Para mi, Miguel, no es duro. Yo lo encuentro gracioso, por el cambio de plano de la frase hecha a la literalidad más cruda. Y eso de cambiarle el punto de vista está bien pensado, aunque llega un poco tarde el consejo. Gracias de todos modos.

carlos de la parra dijo...

Buenooo,si nos ponemos en el plan de "con tal de contar un chiste,me pego un tiro",para colmo del humor negro me encontré con un comentario que preguntaba que ¿cómo le llamas a un perro al que le faltan las cuatro patas?
No importa como le llames,pues no vendrá.