viernes, 26 de febrero de 2010

Alzheimer topográfico


Estaba destinado a ser, sin duda, uno de los mejores libros de la historia de la literatura, pero quemó el manuscrito antes de llevarlo a imprenta porque no lograba recordar el lugar de la Mancha donde empezaba la historia.

13 comentarios:

No Comments dijo...

Muy bueno Víctor, y aunque totalmente diferente quizá te sirvió de inspiración mi "Alzheimer" del otro día, jeje

Si tuviera que puntuar pondría un 9 (y no más porque puntuar 10 lo dejo para que lo hagan los maestros)

Un saludo indio

BLANCO dijo...

Gracias por pasarte por mi blog, Victor.

Me quedo leyendo tus relatos. Nos seguimos viendo.
Un saludo.

mariajesusparadela dijo...

Muy bueno, porque, aunque no lo hayan leído ni la décima parte de los que dicen haberlo hecho, ahí llegó todo el mundo.

Fernando Remitente. dijo...

Me gusta la idea, aunque me falla un poco el ritmo...

De todas formas, yo tampoco consigo recordar a qué libro puede referirse...

Un saludo.

Adivín Serafín dijo...

Creo que el lugar de La Mancha era Dublín. Gracias por la pregunta.

Blogsaludos

Martín dijo...

Un relato para entendidos y memoriosos. No está mal..

Neogeminis dijo...

jejejee...hay muchos autores famosos que, dicen, tiraron sus obras por considerarlas mediocres...y gracias a la mediación de algún iluminado, aquellas hojas lograron salvarse del fuego y luego pasaron a ser los clásicos de hoy y siempre.
Muy buena tu ironía!
jejeje
saludos!

bajoqueta dijo...

Tu no tires res del blog que ja ho portaríem natros a l'editor si un cas jajaja.

Bon conte.

Belén dijo...

ohhhh peoro no se acordaba o no se quería acordar?

Besicos

Miguel dijo...

Muy bueno, Víctor, un buen revés a la historia cuyo principio sabe casi todo el mundo.

Saludos!!!!!!!!

Víctor dijo...

Aunque poco tienen que ver uno con otro, No Comments, sí que pillé prestado parte del título. La idea salió de repente, de otro lugar, leyendo un texto que precisamente no era el de Cervantes. Un saludo y no te pases con la nota, que luego me lo creo. Un saludo.

Bienvenido, Blanco. Espero que te guste lo que hay por aquí. Un saludo y quedo a la espera de esos diálogos tuyos.

¿La décima, Mariajesús? Yo creo que ni la centésima, aunque como tú bien dices, hasta esa frase habrán llegado unos cuantos más. Un saludo y gracias por comentar.

Víctor dijo...

Quizás tengas razón, Fernando. No acabé de pulir demasiado ese texto. Alguna que otra mejora sí que puede hacerse. Un saludo.

¿El lugar de la Mancha era Dublín? ¿Qué Dublín? ¿Esteban Dublín? Sí es así, menuda suerte. Un saludo, Serafín.

Tienes razón, Martín. No está mal... pero demasiado bien, tampoco. Gracias por el comentario, que podría haber sido mucho más duro. Abrazo.

Víctor dijo...

Pues sí, Neogeminis, precisamente quería jugar un poco con esa idea, y con la de que a veces consideramos que nuestros textos fallan en cosas que al final son las que el público lector recuerda. Diferencia de criterios. Un saludo.

No et preocupis, Mònica, que no llanço res de res. No se sap mai com pot acabar la cosa. Au, una abraçada.

Optó por "no se quería acordar" porque "no se acordaba" quedaba como un despistado. Un olvido consciente es todo un logro. Saludicos, Belén.

Sí, Miguel, se conoce el principio, los molinos, la quema de libros, y muy poco más. Y es una lástima, porque es un muy buen libro que hay que digerir poco a poco. Un saludo.