lunes, 1 de marzo de 2010

Gestación


Durante semanas busqué una buena idea, pero nada se me ocurría. A punto ya de desistir, la colisión de varios pensamientos produjo un relámpago en mi cabeza y durante ese breve fogonazo vislumbré la historia. Ahí estaba, comprimida, esbozada, maleable. Me pasé días buscando el enfoque, el tono, el punto de vista. Redacté una primera versión, y me imprimí una copia. La diseccioné con tinta roja, llenándola de tachones y notas marginales, flechas que intercambiaban las posiciones de las frases, y subordinadas apretujadas añadidas entre líneas. Quedó irreconocible. Corregí el texto y sin leerlo, lo dejé reposar en el disco duro. Lo abrí una semana más tarde, y durante otras dos lo fui retocando a diario, pacientemente. Una coma aquí, este adverbio fuera, mejor otro sinónimo. Al fin, una madrugada lo di por terminado.
- ¿Un cuento, diez o doce líneas? ¿Sólo? ¡Menudo vago está hecho usted!- masculló el jurado.

17 comentarios:

Víctor dijo...

Escribí este texto para el concurso de microrrelatos sobre microrrelatistas, pero no me convenció. Al fin, opté por enviar otro, que colgaré la semana que viene, cuando Óscar dé su veredicto. Mientras, os dejo el descartado.

No Comments dijo...

Pues si este es el descartado, muy bueno será el elegido...
La frase final le da muchísima fuerza al relato.
Me gustó, claro.

Un saludo indio

Jesús Contreras dijo...

Hola, Víctor. Me gustó la historia en general; sobre todo, el humor final. Sinceramente, yo me hubiera cagado en el jurado.

Un saludo

Jesus Esnaola dijo...

Jajaja! Y a veces para menos todavía. No recuerdo qué escritor era el que decía que lo que más le costaba era convencer a su mujer de que, cuando miraba por la ventana, estaba trabajando.
Mucha suerte

Martín dijo...

A veces pienso si no me creerán vago por escribir tan pocas líneas. Después pienso que hay muchas más líneas no escritas en un buen microrrelato. Allí apuntamos. Me gustó y me ayudó a no sentirme tan solo en la culpa. Un abrazo!

Esteban Dublín dijo...

Víctor, de entrada me imaginé que era para ese concurso.

Me gusta la idea, pero lo que no me termina de convencer es que sea el jurado el que diga que el autor es un vago. Tal vez una persona más ajena a la literatura sería más pertinente. ¿No te parece?

Me muero por saber el fallo de ese concurso. Yo también participé.

Gotzon dijo...

Supongo que en ese concurso el jurado no nos acusará de vagos, aunque solo sea por "corporativismo" jejeje.

Suerte en el concurso, ya me gustaría leer todos vuestros microrrelatos sobre el tema...

Gotzon dijo...

Offtopic: (Añado un enlace en mi blog al tuyo si no te importa)

mariajesusparadela dijo...

A veces basta con trabajar el principio y el final.
Y tu lo has hecho.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

jejejeje
A mi se que me ha gustado, aunque algo le falta quiza.
De todos modos, se suna buena reflexion sobre el genero.

A ver quien gana, yo tb participé.

8

Víctor dijo...

Sí, No Comments, éste es el descartado. No me acabó de convencer. Y eso de cómo será el elegido... Óscar opinará sobre ello. Un saludo.

Sí, Jesús, la historia en general no está mal, creo, aunque le falla algo. Y no seas tan duro con el jurado, que muchas veces lo tiene muy difícil. Un saludo.

Sí, Jesús, mala cosa esa de que no se vea el trabajo previo del escritor. Por cierto, muy buena tu anécdota del escritor y la ventana. Saludos.

Víctor dijo...

A mí me ocurre lo mismo, Martín. Tres días para escribir tres líneas parece excesivo, pero si pensamos -como bien dices- "que hay muchas más líneas no escritas en un buen microrrelato", quizá nos sirva de consuelo. Un abrazo.

Tienes razón, Esteban. Lo del jurado no me convence ni a mí. Primero fue un editor, pero lo combié por el jurado. Quizás sí debería haber puesto un lector cualquiera, ¿no? Nada, suerte en el concurso. Un abrazo.

Claro, Gotzon, por lo menos este jurado sabe de qué va el tema, y los esfuerzos que requiere un buen texto. Gracias por enlazarme. Voy a hacer lo mismo con el tuyo, con tu permiso.

A veces sí, MariaJesús. Pero otras no. Y los buenos microrrelatos no fallan en nada, ni en el principio, ni en el final, ni en el medio. Así que seguiremos intentando mejorar. Gracias por el comentario y un saludo.

Sí, Daniel, le falta algo seguro. Por eso no lo envié y escribí -y envié- otro que creo mejor. Veremos que opina Óscar. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Victor aunque sea una historia en tu micro, mucha gente(y me cabrea bastante) realmente piensa que escribir micros es cosa de vagos, y para nada. Pues no conlleva complejidades y delicados mecanismos y resortes un micro. :)

Saludo y abracada(no se poner la c esa rara)Ande está en el teclado?

R.A.

Miguel dijo...

Pura verdad, Víctor. Y muy poco entendimiento casi siempre cuando hablamos de escribir, corregir, modificar...

Me ha gustado mucho.

Un abrazo

Miguel

Víctor dijo...

Tienes toda la razón, mi querida anónima. Pero hay que reconocer que cuesta ver el trabajo previo en todo texto, de ahí la incomprensión de muchos microrrelatistas, entre los que me incluyo. Y esa "ce rara" es una "ce trencada", porpia del catalán, y no sé si la tendrás en tu teclado. Si no la tienes, ya sabes, copy-paste, y a usarla. Au, una abraçada.

Sí, Miguel, pura verdad. No se aprecia el trabajo de corrección y reescritura de los textos, cuando en realidad es uno de los pasos más importantes en la elaboración de todo texto. Un saludo y ánimo con tu novela.

bajoqueta dijo...

Es difícil resumir una historia en pocas palabras, es todo un trabajo. Así que si yo fuera jurado te habría dado una buena valoración :)

(ai que me n'he anat al castellà jajaja).

Víctor dijo...

Pues a ver cuándo te dedicas a hacer de jurado en los concursos, Mònica, que la suerte no me acompaña. Sort que ens entenem en les dues llengües, jejeje. Au, una abraçada.