miércoles, 31 de marzo de 2010

La sangre o la vida


A ver, jovencita, permanece callada y no te pasará nada malo. No me gusta hacer esto, créeme, pero las cosas están muy mal últimamente, y ya no puede uno fiarse de nadie. Hace poco mordí a una niñata a la salida de la discoteca y me pasé dos días con taquicardias y alucinaciones. Maldita juventud. Poco después escogí por error a un anémico y estuve media semana tirado en la cama, sin ánimos para levantarme. Luego, en otro descuido, le tocó el turno a un diabético y me quedé medio mareado tras el mordisco en la yugular; además, creo que me está produciendo caries en un colmillo. Por no hablarte de los seropositivos, que no hay modo de reconocerlos a simple vista. Así que hazme caso: llena el saco con todas las bolsas que quepan y ni se te ocurra tocar el botón de alarma. Te aseguro que si me encuentro a la policía cuando salga del banco de sangre te la cargas

28 comentarios:

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

JEJEJE, me gustó mucho como lo resolviste al final. Se nota el trabajo que hay detrás de este microrrelato y creo que eso a veces transmite la dificultad de escribir uno. Me gustó bastante más que los dos anteriores.

Saludos.

8.5

No Comments dijo...

Me gusta este estilo, frases más cortas que largas, sin decir mucho de más. A medida que vas leyendo te vas poniendo en situación, jeje

Muy bueno.

Un saludo indio

Jesús Contreras dijo...

Veo que hasta para los vampiros andan mal las cosas. Buen humor, gran historia y final sorpresa.

Saludos

Lunhe dijo...

Bah, cobardica mediocre... ¿Qué ería
una vida inmortal sin riesgo? La vida tiene que ser como una caja de bombones, que nunca sabes que grupo sanguíneo te va a tocar ;)

Claudia Sánchez dijo...

Me gustó, pero no me impactó Víctor. La palabra "mordí" es muy delatora. Eso hizo que el final me resultara previsible e innecesaria la aclaración "de sangre". Me tienes acostumbrada a más suspenso.
Saludos!

mariajesusparadela dijo...

Me dejo ir. No pienso. Me guías hasta el final.

microrrelatosperdedores dijo...

me gusta mucho la idea del vampiro desesperado, aunque me rechina la última frase, ella ya sabe que es un banco de sangre, de modo que es evidente que la frase es para el lector, pero como siempre, es opinable.

Esteban Dublín dijo...

Caries en un colmillo, qué divertido eso.

Es un relato muy sugerente, aunque me parece que al final debiste dedicarle cinco minutos más.

marialuisa dijo...

me gustó mucho,
muy bueno

saludos

Martín dijo...

Divertido relato sobre vampiros. No recuerdo si ya habías incursionado en ese género. Creo que le encontraste una buena vuelta para contar una historia diferente. Felicitaciones! Saludos

Gotzon dijo...

De acuerdo con alguna opinión sobre las palabras "banco de sangre",

(se podrían utilizar los donantes de sangre, por ejemplo: "...ni se te ocurra tocar el botón de alarma o comienzo a matar a los donantes de grupo A positivo."

Solo como idea, en general esta muy bien.

manuespada dijo...

Me ha gustado bastante, salvo el final, que parece el chiste ese del banco de esperma pero transformado en banco de sangre, y no me imagino a un vampito diciendo "te la cargas", como un maestro de escuela. Por cierto, ¿qué texto ganó el concurso de vampiros?

Víctor dijo...

Este micro, Daniel, podría decirse que lo empecé por el final. Escogí la idea y a partir de ahí me salió casi del tirón. O sea, que hay trabajo detrás, pero no es el que más me ha costado. Un saludo.

Bueno, Indio, hay que ir combiando un poco de estilo, ¿no? Que sino el personal se aburre. Un saludo.

Pues sí, Jesús. A todos afecta la crisis. Más que sorpresa final, busqué el toque de humor. Un saludo.

Víctor dijo...

Buena versión de Forrest Gump, Lunhe. Y sí, en eso tienes razón: ¿qué sería de la inmortalidad sin riesgos? Un saludo.

Como dije antes, Claudia, no pretendía basar el relato en la sorpresa final tanto como en el toque de humor. De ahí que no te impactara. No siempre los voy a sustentar mediante el suspense. Un saludo.

Muy buena opción lectora, Mariajesús. Déjate ir, deja que te guíe... y a ver dónde te llevo. Un saludo.

Víctor dijo...

Me encanta esa sinceridad en tus comentarios, Jaime. Tienes razón en lo de la frase para el lector, pero es que el relato debe leerlo el lector, ¿no? Bueno, de todos modos, tomo nota. Gracias por pasarte por aquí y por dejar tus sugerencias. Se agradece ver algo más que halagas (muchas veces) infundados. Un saludo.

Quizás sí, Esteban. Aunque repito que el peso del micro está en el humor (como lo de la caries) y no en la sorpresa final. Un abrazo.

Ay, la Marialuisa, que siempre queda contenta... Un saludo, miarma.

Víctor dijo...

No, Martín, es la primera vez que toco el tema vampírico. Supongo que porque está un pelín machacado. Un saludo.

Sí, Gotzon, tu solución también es válida. O quizás debí incluir (ya que no lo baso en una sorpresa final) alguna referencia antes al banco de sangre. Un saludo.

No conozco el chiste del banco de semen, pero me lo puedo imaginar, Manu. Lo de "te la cargas"... aquí donde vivo no sólo lo dicen los niños y los maestros de escuela. Es una expresión bastante utilizada. Por eso la pude. Y lo del texto ganador, todavía no lo leí, pero creo que en la web de Castillos en el Aire lo van a colgar próximamente. Un saludo.

Arcangelo dijo...

En el juego de rol Vampiro: la Mascarada existia la norma de que la sangre de los bancos no era igual de poderosa que la de los humanos para evitar el recurso fácil de atracarlos porque sí...

Miguel dijo...

Un relato ameno. Un estilo algo diferente a otras "joyas narrativas tuyas" pero lleva tu sello, Víctor.

Un abrazo.

Miguel

Neogeminis dijo...

Si me llega a morder ahora a mí ese vampiro, se pega uuna peste de aquellas!!...tengo una gripe que ni veo!Linda manera de pasar la Semana Santa!

abrazoos!

Kutxi dijo...

Muy bueno.

Un texto con mucho humor y una gran originalidad.

Un fuerte abrazo,

Kutxi.

carlos de la parra dijo...

Bien resuelto el final;aunque cierto es que revela muy pronto que es vampiro;y en cuanto a lo machacado,estoy de acuerdo en que se ha tendido a recargar el tema del vampiro como chupasangre,siento que ya es hora de presentar un vampiro menos cliché,más concentrado en otros tratos personales,no lo tengo claro aún,pero digamos un vampiro neurótico,o vegetariano o algo más.

Víctor dijo...

No conozco ese juego, Arcargelo, pero es una norma muy bien pensada. Un saludo.

¿Joyas narrativas, Miguel? A ver si me voy a tener que hacer un collar con mis relatos... Un saludo.

Espero que no te muerda, y que te recuperes pronto de la gripe, Neogeminis. Un abrazo.

Hacía tiempo que no te veía por aquí, Kutxi. Bienvenido de nuevo y gracias por comentar. Un saludo.

En ningún momento quise esconder que fuera un vampiro, Carlos. No basaba el relato en la sorpresa sino en la idea. De todos modos, esa idea del vampiro vegetariano... Un saludo.

Anonima Mente dijo...

Originalidad y genialidad en este micro.
Me ha en cantado

Víctor dijo...

Me alegra que te en cantara, Anonima Mente. Un saludo.

Dissortat dijo...

Ja no pots fiar-te ni de la sang de Crist. I jo de sang entenc.
Salut

Víctor dijo...

Benvingut, Dissortat, i gràcies per comentar. Potser que el vampir vagi provant amb glopets de vi, que si fa no fa... Una abraçada i espero tornar-te a veure per aquí.

domemu dijo...

La idea es cojonuda -Maldita juventud- pero, no sé por qué, el texto se me hacía raro mientras lo leía. Y teniendo en cuenta lo bien que se te da cerrar tus relatos, éste final no me acaba de gustar. Lo del diabético y la caries, genial :) Un abrazo, crack!

Víctor dijo...

Bueno, Domemu, es que este relato participaba en un concurso de tema vampírico y no supe cómo cerrarlo porque se terminaba el plazo de envío y no se me ocurrió nada más. De ahí, quizás, la suerte que corrió. Un saludo.