miércoles, 24 de marzo de 2010

Mala suerte


Escogió su destino a cara o cruz. Lanzó la moneda y salió la segunda opción. Resignado, cargó a la espalda los dos maderos cruzados y empezó a subir al Gólgota.

27 comentarios:

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

Me gustó ese juego de fe y suerte o por lo menos yo lo entendí así.

8

Pedro dijo...

Un juego tan sencillo (como un micro) y puede decidir el curso de la Humanidad (¿como un micro?)

Un abrazo.

manuespada dijo...

Me pregunto cómo hubiera evolucionado la Humanidad si hubiera salido cara. A lo mejor te da para otro micro.

No Comments dijo...

¿Al final fue cuestión de mala suerte? Todo es posible....

Un saludo indio

marialuisa dijo...

Pues puede que fuese mala suerte :D

bstss

Esteban Dublín dijo...

Me gustaría la versión, querido Víctor, en la que cae cara.

mariajesusparadela dijo...

Nadie debería de sufrir eso.


¿hemos mejorado?

Buen relato. Para pensar. En este tiempo.

Isabel González dijo...

Muy bueno, es mucho más difícil imaginar qué hubiera pasado si hubiese salido cara. Aunque pensándolo bien, a lo mejor su ejemplo hubiera sido muy distinto, o por lo menos nos hubiera enseñado a no llevar cruces impuestas por otros, injusticias y desigualdades, que con las que uno se impone a sí mismo ya hay bastante. A rebelarse.

Jesus Esnaola dijo...

Es curioso que a todos nos viene a la cabeza que la cruz es la peor opción. A mí se me ocurre que, jugando con eso, podríamos sustituir "Resignado" por "Dio gracias".

Inspirador, Víctor.

Gotzon dijo...

Bueno, según quién fuera el que lanzara la moneda es mala o buena suerte...

si el protagonista es jesucristo... la suerte se supone que estaba echada.

Claudia Sánchez dijo...

Excelente Víctor!
Y es mala suerte porque lo pones de título. No sabemos que hubiera pasado de tocarle cara.

Saludos!

Neogeminis dijo...

A cara o cruz...tan absoluto como eso!

Muy bueno!


Un abrazo.

Naida dijo...

¡Muy bueno! Me pregunto qué hubiera pasado si le hubiera salido cara...

hugo dijo...

Hola Víctor:

Es decir que Simón de Cirine, o El Cirineo para los amigos, no fue obligado por los soldados romanos a llevar la Cruz -de hecho la llevó él más que El Susodicho-, sino que antes, haciendo un isnólito alarde de ludopatía, se lo jugó todo a Cara o Cruz.

Bien, un buen divertimento para estos días de rigurosa cuaresma.

seguimos leyéndonos.

salut,
hugo

Víctor dijo...

Entendiste bien, Daniel, y me alegro de que te gustara. Un saludo.

Pues sí, Pedro. Las cosas sencillas son las importantes. La Humanidad depende del lado que cae una moneda. Un saludo.

A lo mejor me da para otro, Manu. Ya veremos. Un saludo.

Con la de milagros que hizo, Indio, y no se preocupa de hacer otro para que salga cara. Un saludo.

Víctor dijo...

Pero mala, mala, la suerte, Marialuisa. Un saludo.

¿Tú también pides esa otra versión, Esteban? Habrá que ponerse manos a la obra. Un abrazo.

Yo tengo unos cuantos nombres, Mariajesús, que no les iría nada mal pasar por la cruz. Un saludo.

Vete tú a saber qué hubiera ocurrido, Isabel. Lo hecho, hecho está. Una abraçada.

Víctor dijo...

Umm.... eso de "gracias a dios salió cruz" hubiera mejorado mucho este micro. Buena aportación Jesús.

En eso tienes razón, Gotzon, porque yo me sé de unos cuantos que lo consideran buena suerte. Ay... esos ateos....Un saludo.

Atrévete a montar un micro en el que sale cara, Claudia. Así verás que ocurre. Un saludo.

Anda que si llega a salir canto, Neogeminis... Un saludo.

Víctor dijo...

Todos se lo preguntan, Naida. Y sólo Dios (o un microrrelatista atrevido) lo sabe. Un abrazo.

La verdad, Hugo, es que yo no escogí al Cirineo como protagonista, sino a Jesús, pero tu interpretación encaja a la perfección. Incluso mejora el relato. Gracias por la aportación y un abrazo.

Martín dijo...

Estos relatos bíblicos calan cada vez más ondo. Que bueno Víctor! Te felicito! Casi podrías escribir la anti-Biblia, pero temo que terminen por excomulgarte. Un abrazo

Javier Ortiz dijo...

Excelente relato, Víctor. Veo que en ésta ocasión, no hay que recurrir a la quiromancia.

Un abrazo.

Víctor dijo...

Pues te mentiría, Martín, si te dijera que no me lo he propuesto. Por ahora ya tengo algunas escenas bíblicas. Pero paso a paso. Y por la excomulgación no temas: te juro por dios que soy ateo. Un saludo.

Gracias, Javier, y no, no habrá que recurrir a ella porque quiromancia y religión no hacen muy buenas migas. Un saludo.

Rufino U. Sánchez dijo...

Yo le dí la moneda pero si tenía dos crucres en lugar de cara y cruz no fue cosa mia. Yo, me lavo las manos.

** Un texto fantástico, felicidades

Víctor dijo...

Muy a lo Pilatos tu gesto, Rufino. Muchas gracias por el comentario, y un saludo.

Miguel dijo...

Eso es lo que tienen los juegos: o ganas o pierdes.
Ya sabemos lo que toco en este caso.

Un abrazo

Miguel

Víctor dijo...

Te faltó la opción "empatar", Miguel. Y si ganéen este relato fue gracias a las aportaciones interpretativas de vosotros, los lectores. Un saludo.

carlos de la parra dijo...

Buen micro de ficción cristiana.

Víctor dijo...

Es que la biblia, Carlos, da para tanto... Un saludo.