miércoles, 10 de marzo de 2010

La insuficiencia del género


Escuchó con atención “Continuidad en los parques” y tanto le gustó que, acomodándose en el lecho, pidió otro. Ella no esperaba esa reacción pero, sin poder ofrecer resistencia, le contó “La afrenta”, de Mateo Díez. Otro más, por favor, exigió él, insatisfecho e insomne. Entonces escogió las “Escenas de burdel”, de Olgoso, pero con ése tampoco tuvo suficiente y demandó más. Uno tras otro, le fue narrando “París de cuerpo entero”, de Guedea, “Necrofilia”, de Denevi, “Solipsismo”, de Brasca, “Despecho”, de Neuman, “Carrusel aéreo”, de Merino, “La tela de Penélope”, de Monterroso... sin lograr saciarlo. Después de algo más de un centenar de minificciones, ella se quedó en blanco, sin otro cuento que relatar. Lo siento mucho, dijo el sultán irritado, ya conoces las normas. Debiste escoger un género más extenso. Y se dio la vuelta sin desearle siquiera dulces sueños en la última noche en este mundo de Sherezade.


Este microrrelato participó -sin éxito- en el I Premio de Microrrelatos sobre Microrrelatistas

26 comentarios:

Víctor dijo...

No confiaba demasiado en este texto, pero aun así, quise participar con él. Por lo menos, queda hecho mi pequeño homenaje a (casi) todos aquellos autores que tanto me enseñaron, sin ellos saberlo. Felicito desde aquí a Maribel Romero, la ganadora del concurso. Espero leer vuestros intentos frustrados.

No Comments dijo...

Buen homenaje el tuyo, y yo tampoco tuve suerte con mi Dimensión inesperada, que ya conoces.

http://nocomentsno.blogspot.com/2010/02/dimension-inesperada.html

¿No sería buena idea intentar publicar estos micros en un librillo?

Un saludo indio

jose rasero b. dijo...

La ¿una? noche.

Saludos!

Pedro Peinado Galisteo dijo...

Breves, pero numerosos: Sherezade se rindió demasiado pronto. Aun así me gusta la lujuria microcuentística del sultán.

Yo también participé, pero el mío es tan malo que no lo publico sin empacharme antes a bombones de licor.

Gotzon dijo...

Y cuando el sultán despertó, Sherezade seguía allí...jajaja


Yo también participé, enseguida cuelgo en mi blog el micro...

Saludos.

marialuisa dijo...

Pues está muy bien,
pobre Sherezade :D

saludos

Esteban Dublín dijo...

Pues a mí me gustó, Víctor, aunque los referentes no sean tan conocidos.

También tendré que decir de mi texto -como tú- que participó sin éxito.

Jesús Contreras dijo...

Hola, Víctor. Suerte para la próxima. Me gustó la idea; aunque he de decir que el final me creó cierta confusión.

Saludos

Naida dijo...

Pobrecita!!! Debió haberse paseado por algunos blogs y tomar ideas. Además se le olvidó Rosario Ferré, Antonio López Ortega y hasta Ana María Matute. Con unos de esos hubiera mantenido entretenido al sultán por más tiempo.

BLANCO dijo...

Lo importante es competir y que los demás pierdan.

A mí me ha gustado.

Martín dijo...

Buen intento Victor! A mi también me gustó, sobre todo por el espíritu de homenaje que intentaste regalar. Un abrazo

mariajesusparadela dijo...

No me gustaría ser jurado.

hugo dijo...

Hola Víctor:

Me parece muy interesante ese afán por recordar maestros, aunque ya se sabe que a Sherezade sólo le importaba salvar el pellejo y poco más.Hay microlenguas de microfilo que dicen que narraba la hostia, en fin.
Si el sultán aún continúa sobando, puedes añadirle de mi parte el "Por Favor, Sea Breve 2" y "Descortesía del Suicida" de Carlos Vitale, igual valen para que esta chica gane un poco de tiempo.

¡Ah! Acabo de leer el micro ganador y bueno... callo.

De tanto dar en el poste o en el larguero, un día de estos colaremos la pelota dentro. O al menos ese es el espíritu que te hago llegar.

salut,
hugo

dijo...

Lo més cruel del món, ni "dulces sueños"?? Un malcriat, això és lo que és el punyetero sultà. I el teu micro m'ha agradat un munt.

carlos de la parra dijo...

Brillante micro versión de las mil y una noches.Y siento que al final ella debió ofrecerle al sultán ,leerle la bografía de Susana Babitch.

manuespada dijo...

Pues es un micro homenaje que no está mal, quizá le falta trama, que para un micro es importante, pero claro, es que hacer relatos sobre "microrrelatistas" es lo que tiene. El mío también iba un poco en ese sentido, con varios nombres consagrados en el texto y tal. Quizá nos hayamos repetido y haya optado por el que se salía de eso. Un saludo Víctor.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

A mi no suelen gustarme los textos con referencias algo cultas porque el género debe ser un género de masas (no de poca calidad, significa esto) para que triunfe.

Por lo demás es un micro bueno.

Víctor dijo...

Sí sería buena idea, Indio, pero ¿convences tú a un editor? Saludos y otra vez será.

Exacto, José, la una noche. Sherezade no se preparó demasiado bien. Saludos.

Es que el sultán, Pedro, es un lujurioso de cuidado. Oye, pues empáchate, que me apetece leer los no premiados. Un saludo.

Monterroso por la vena, Gotzon. En cuanto lo cuelgues, te lo comento. Un saludo.

Así me gusta Marialuisa, jejeje, ya podrías ser tú miembro del jurado. Un saludo.

Víctor dijo...

Gracias, Esteban. La verdad es que no busqué referentes archiconocidos, o por lo menos no todos. Empiezo a estar un poco harto del Dinosaurio de Monterroso y esas cosas. Mi elección se basó en mis gustos, no en la "élite académica" de los microrrelatos. Por otra parte, ya tengo ganas de leer tu intento. Un abrazo.

Sí, el final me quedó algo confuso. Debe ser ése uno de los motivos por los que no gustó a Óscar mi intento. Gracias por comentar. Un saludo.

La verdad, Naida, es que no conozco ni a Rosario ni a Antonio López. Buscaré a ver qué encuentro. Y la culpa es del sultán: los micros hay que degustarlos, no empacharse de ellos de una tacada. Un saludo.

Muy acertada tu frase, Blanco. Gracias por comentar. Un saludo.

Sí, Martín, no me maté mucho con la idea. Busqué hacer un poco de metaliteratura (con lo de Sherezade) y aproveché para hacer un pequeño -y poco exitoso- homenaje a mis cuentistas predilectos. Un abrazo.

Víctor dijo...

A mí tampoco, Mariajesús. Cuando leí que Óscar había recibido más de 300 micros, pensé que se había metido en un buen lío. Escoger entre todos debe ser una tarea muy difícil. Un saludo.

Nada, Hugo, este sultán es un impresentable. Tragarse mil y un micros en una noche produce empacho; además no sé cómo los va a digerir todos. Sobre el micro ganador... bueno, a mí no me pareció demasiado bueno, pero yo no soy el jurado. Además, no puedo opinar si no he leído los otros 300. Lo único que sé es que el mío no merece ser el ganador. Y si lo merece, dejad todos de escribir... jejejeje. A ver cuando volvemos a celebrar un gol juntos, Hugo. Un abrazo.

Me n'alegro un munt que t'hagi agradat, Ló. I sí, aquest sultà és un malcriat. L'educació no s'ha de perdre mai. Potxons...

Eso mismo, Carlos, o que le dé los tres tochos del Larsson y que se entretenga. Un saludo.

Sí, Manu, le falta trama. Entre otras cosas. O sea, que no acabó de ser un muy buen intento. Saludos.

Pues a mí, Daniel, me gusta que los lectores sean activos, no pasivos, y que si desconocen alguna referencia (o nombre, o relato) pues que lo busquen, como buscarían una palabra si no supieran su significado. Además, no creo que la lista de nombres que ofrecí sea una "referencia algo culta". Y si lo es, pues que se convierta en una oportunidad para conocer a más microrrelatistas interesantes, no en un obstáculo. Un saludo, Daniel.

Anónimo dijo...

Hola Victor, está simpático el micro(a lo mejor pasó lo que dice Manu que había más micros parecidos). A mí tb me hubiera gustado conocer los tros micros(bueno los 300 es imposible) pero sí los finalistas. Pensé que esos se iban a poder leer.
Te dejo mi intento fallido(queno sé yo si tiene trama, ahora que lo pienso...)
El domador
Pensó que sería un animal al que podría someter. Era pequeño, parecía dócil y manejable. Pronto supo que escondía garras y una cualidad escurridiza. Durante el proceso sufrió cortes y magulladuras, las erres eran tan agresivas y siempre se le escapaban los significados. Estuvo a punto de regresar a la novela, que le permitía todo tipo de excesos, o al relato, cuyas fronteras, antes peligrosas, ahora se le antojaban senderos transitables. A pesar de todo no se rendía y, tras varias noches insomnes, una mañana, casi derrotado pero firme, levantó el aro y el microrrelato lo atravesó trazando en el aire una pirueta elegante y precisa.

Salut
R.A.

Víctor dijo...

Ahora comprendo, mi querida comentarista anónima, por qué insistían en otro sitio en que abrieras (y llenaras) un blog. Me gustó ese relato. Le falta algo, sino hubiera sido el ganador, pero tiene cosas interesantes, como por ejemplo la animalización de un género literario, en este caso el microrrelato. Hay un par de cosas, las menciones a la novela y el relato, que quitan sorpresa al final, aunque se ve que no basas el micro en la sorpresa final, sino en el texto en sí. Total, que buen texto. Desde aquí te insto (e insisto) a que abras un blog y nos muestres perlitas como éstas.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Jope gracias.

Estoy de acuerdo la mención a novela y relato está ahí metida a presión(supongo porque siempre quiero demostrar que escribir micros no es nada fácil :DDD).Y sí, quería que el micro se sostuviera sin sorpresa final ni nada de eso que se supone tiene que tener un micro según unos canones tácitos. Me gustaría cambiar un poco esas ideas fijas sobre lo que tiene o no que tener un micro. No etiquetarlo mucho ;).
Estoy en lo del blog, tardo en decidirme porque sé que exige mucho tiempo y a veces es tiempo lo que me falta.
Petonets
R.A.

Víctor dijo...

Pues no tardes, anónima, no tardes. Y que no te frene el tiempo que hay que dedicar. Cada cual se impone su nivel de exigencia. Yo, por ejempo, empecé colgando cuentos casi a diario (vale, tengo truco, muchos ya estaban escritos) y ahora me conformo con tres a la semana. O sea, que a tu ritmo.

Una abraçada.

Miguel dijo...

Buen micro con doble intencionalidad -o eso creo yo-, anotar los que no conocemos y releer las mil y una noches.

Un abrazo

Miguel

Víctor dijo...

Bien visto, Miguel. Mi intento consistía en hacer un homenaje a las mil y una noches, usando autores de microrrelatos. Aunque no tuve suerte en el concurso. Un saludo.