miércoles, 16 de febrero de 2011

Il dinosaurio


Tanto va el cántaro a la fuente que al final se levanta mojado. O algo parecido. Sea como fuere, encendamos una cerilla para celebrar esos húmedos añicos.


Il dinosaurio

El caballero besó a cientos de jóvenes princesas, pero solo se despertaron tres juezas.



Microrrelato-Hiperbreve-MicrorrelatosImagen tomada de aquí


PD: Podéis leer enIl Sogno del Minotauro
la traducción al italiano que
Stefano Valente
ha realizado de este micro.
¡Molte grazie, Stefano!



21 comentarios:

depropio dijo...

Ja Ja Ja . Pide que te lo traduzcan al italiano y mánadalo a algún periódico (que no sea de Mediaset).


Muy, muy afilado tu ingenio en esta ocasión.

Torcuato dijo...

Y lo más fuerte es que mientras nos fijamos en los pecados carnales de don Silvio, no nos fijamos en los grandes pecados que comete. Está todo muy bien cosidito.
Un abrazo, Victor.

Anita Dinamita dijo...

Jope, Víctor, has hilado fino el cuento de la bella durmiente. Espero que esas tres juezas estén bien despiertas llegado el momento.
Lo de enviarlo a Italia, pues mira, no me parece nada mal... Daniel Sanchez te lo puede traducir y seguro que hasta tiene allí buenos contactos ;)
Abrazos

Sandro Centurión dijo...

el problema es que las juezas se despertaron cuando la fiesta había terminado. Un micro con compromiso social es raro pero está bueno.
Saludos

Sibreve dijo...

¡¡¡¡Qué bueno!!!!

Maite dijo...

Buena crítica, Víctor, o mejor dicho, buena llamada de atención, con agudo ingenio e ironía, ahora esperemos que alguien haga algo y podamos poner fin a la historia. Un abrazo.

AGUS dijo...

Una cerilla de príncipes destronados y princesas ligeras de cascos y ávidas de billetes. Muy buena, Víctor. Don Víctor. Il padrino.

Luisa Hurtado González dijo...

Y con un poco de suerte, las juezas le tienen unas ganas....

Propílogo dijo...

Muy bueno, Víctor. Probablemente el caballero tiene un montón de enanitos sacándole diamantes, pero al menos las juezas le harán pasar un mal rato.
Saludos

Martín dijo...

Una cerilla muy actual, sí señor!
Enhorabuena! Un abrazo internacional

manuespada dijo...

Desde luego que hs hilado fino, fino, te van a tener que contratar en una tele en la que no dejan hablar de este tema. Un abrazo.

Jesus Esnaola dijo...

Cerilla pagadita a la actualidad. Ojalá le pegue fuego al cavalieri.

Abrazos.

Miguel dijo...

Espero que esta vez no se libre, aunque conociéndole seguro que se saca algún as de la manga y sale de rositas.

Saludos Víctor.

No Comments dijo...

Muy bueno y el título muy apropiado. Enhorabuena.

Un saludo indio

Pedro Alonso dijo...

He acudido intrigado por el título, esperando encontrar una revisión de Monterroso, y descubro esta pequeña genialidad. Pequeña en tamaño, no en genialidad. Un abrazo, Víctor.

Bicefalepena dijo...

Uno a uno van cayendo todos los dinosaurios. Esperemos que no solamente despierten esas tres, y que, ya que lo hacen, que realmente estén bien despiertas.

Un abrazo

Pablo Gonz dijo...

Muy bueno, Víctor. Actual y quirúrgico.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

Maribel dijo...

Jajaja, lástima que solo fueran tres.
Felicidades.

Un abrazo.

Víctor dijo...

Fernando, tus deseos son (en parte) órdenes: lo envié a Stefano Valente, lo tradujo y lo colgó en su blog, Il Sogno del Minotauro. Un abrazo, y me alegra que te gustara.

Toíta la razón del mundo, Torcuato. Aunque... si está ahí es porque hay millones de personas que lo votan, ¿no? Un abrazo.

Habrá que mantenerlas despiertas a las juezas, Anita, que sino capaces son de volver a quedar encantadas. Un abrazo.

Más que compromiso social, mezcla de Monterroso, bella durmiente y realidad. Pero sí, es raro. Un abrazo, Sandro.

Gracias, Sibreve. Un abrazo.

Sí, Maite, ya se sabe, la política italiana deja los finales muy abiertos, llenos de deus ex machina. Un abrazo.

Y eso que no parece un accidente, Agus. Nada, gracias. Un abrazo.

Lamentablemente, Luisa, las juezas le tienen las mismas ganas al caballero, como él a ellas. Veremos cómo termina el asunto. Un abrazo.

Que la Justicia te oiga, Gabriel. Un abrazo.

Otro abrazo internacioanl a ti, Martín. Me salió sin querer, la cerilla.

Pues mueve unos hilos y méteme en una de esas, Manu, tu que tienes contactos... Un fuerte abrazo.

Que tus deseos se cumplan, Jesus. Y que la cerilla provoque un incendio. Un abrazo.

Eso me temo yo también, Miguel. Espero que estemos equivocados. Un abrazo.

Gracias, David. Lo del título lo estuve moviendo mucho rato. Al final creo que quedó bien. Un abrazo.

Muchas gracias por tu comentario, Pedro. Me alegra que te gustara. Un abrazo, y hasta la próxima.

Me sé yo de otros dinosaurios que también deberían caer, pero ya se sabe que mala hierba nunca muera, Bicefalepena. Un saludo.

Pablo, gracias por el comentario. Ahora pillo lo de quirúrgico. Un fuerte abrazo.

Mientras la cosa acabe como debe, no importan que sean tres o tres mil, Maribel. Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Buen micro hilado con seda casi transparente.

Par de abrazos.

Víctor dijo...

Espero que tan transparente como el proceso judicial que se le viene encima. Un abrazo.