miércoles, 20 de mayo de 2009

Pena de muerte


Los operarios han pasado la noche en vela, silbando alegres melodías, mientras montaban el improvisado patíbulo al que ahora, irremediablemente, tengo que subir. Tampoco yo he podido pegar ojo aunque, como pueden comprender, por otras razones. Todos me dicen que no me preocupe, que la muerte así es instantánea, sin sufrimiento, que todo resulta tan rápido que casi ni te das cuenta. Pero sé que lo hacen únicamente para consolarme, porque ninguno de ellos se ha enfrentado todavía a una situación similar.

La plebe, que abarrota la plaza, grita como loca cuando subo por los chirriantes escalones de madera del patíbulo. Quieren sangre, muerte. Me tiemblan las piernas, pero no debo mostrar mi debilidad en este momento. Justo ahora es cuando debo exhibir mi valentía, mi orgullo. El juez lee de nuevo la sentencia condenatoria e indica con el pulgar hacia abajo que ha llegado la hora.

Bajo la palanca y la afilada hoja cae sobre el cuello del reo: su cabeza de separa del cuerpo y rueda hasta mis pies. Mis compañeros tenían razón. Ha sido tan rápido que, oculto tras la capucha negra, casi ni me he dado cuenta.


5 comentarios:

Claudia Sánchez dijo...

Buenísimo! Me gustó mucho.
Saludos!

Clara dijo...

Excelente!
Para todo hay una primera vez, incluso para los verdugos...

Víctor dijo...

Clara, Claudia: gracias.
También se aceptan, y se agradecen, críticas negativas.

manuespada dijo...

Qué bueno este micro Víctor, nada malo que decir de él, me parece realmente excelente.

Víctor dijo...

Gracias, Manu. Me alegra que te gustara. Por eso decido sacar los cuentos viejos del fondo del blog, para que no se oxiden. Un saludo.