lunes, 22 de noviembre de 2010

Suicidio de Lucky Luke


La cerilla de hoy ilumina el tenebroso espacio de la infancia y plantea una de sus grandes paradojas. No sé si la resuelve.


Suicidio de Lucky Luke


Muy lenta, su sombra resultó ilesa.


23 comentarios:

No Comments dijo...

Víctor debe ser que algo se me escapa, estaré espeso esta mañana, ¿por qué de Lucky Luke?

Esperaré más comentarios.

Un saludo indio

Lord SinNombre dijo...

Al principio, tampoco lo comprendía, porque nunca había visto nada de Lucky Luke... pero ahora que he leído aquello de "más rápido que su sombra" sólo puedo decir que el relato de hoy me ha fascinado.

Un saludo.

Maite dijo...

Es lo que tiene no estar al tanto de la paridad de nuestra sombra. Eso le pasó a ésta, claro que...¿qué hará ahora sin nadie a quien perseguir?
Buena cerilla. Un abrazo.

AGUS dijo...

Excelente. Más allá de Lucky Luke -el título me encanta - ¿Quién no ha jugado cuando era pequeño a intentar despegarse, dejar atrás y esconderse de su sombra?. Volveré a decirlo: Excelente.

Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

¿Le podría pasar lo mismo a Peter Pan antes de que le cosieran la sombra?
Me encantan las sombras alargadas y las lentas.
Un abrazo

PD: Curiosa cerilla a cámara lenta

BB dijo...

Pobre sombra, sin nadie a quien burlar...A lo mejor, la tristeza la llevará al suicidio...
Estupendo
Besos
BB

David Figueroa dijo...

Muy bueno. A veces ser lento tiene sus ventajas.
Un abrazo.
David.

Patricia dijo...

Me pregunto si será así para todos, si sólo nuestra sombra resultará ilesa.
Genial texto
Saludos cordiales

Jesus Esnaola dijo...

Jeje, qué recuerdos me has traído a la memoria. Por otro lado, el juego es muy ingenioso y me pregunto qué diablos pudo pasarle a Lucky Lucke para que quisiera suicidarse, imperturbable como era, la calma hecha hombre. ¿Tal vez que le quitaran el pitillo?

Me gustó.

Un abrazo

Gemma dijo...

Muy bueno, Víctor.
No hay quién le gane...
Abrazos

Fernando Remitente. dijo...

Joder, Víctor... un título de lo más intrigante para un micro de esos que te hacen revertir la cabeza... Esa contraportada de los comics de Lucky Luck... Enorme.

Manuel dijo...

Pobre Rantamplán. ¡Qué lastima de yegua solitaria! Es muy cruel la cerilla.

R.A. dijo...

Esta cerilla es de las que ha obligado a mis neuronas a trabajar : hop hop venga,vamos y eso es lo mejor que puede suceder.
Sombra lista, para qué tanta prisa?
Qué le habrá pasado a Lucky para llegar a estos extremos. A mi me encantaban los hermanos Dalton.

Un abrazo

Bicefalepena dijo...

Paradójicamente la sombra es lo único que tenemos seguro bajo un muerto.
De todas formas siempre hay quien se libra por velocidad y otros por llegar tarde. Los que están bajo el vuelo de la paloma son los que la reciben...
Interesante juego.
Un abrazo

manuespada dijo...

¡Qué bueno Víctor! Con la de cómic de Luke Luke que me he leído en el fondo siempre deseé que le pasara esto, y que el gato se comiera a Piolín, lo confieso.

Propílogo dijo...

Cochina sombra, sabía perfectamente lo que hacía. Seguro. Por ahí andará, tan tranquila, saliendo sólo los días de sol. Me preocupa, como a Jesus, por qué se suicidó Lucky Luke. ¿Se dio cuenta de que sólo era francés?
Saludos

No Comments dijo...

Con la explicación de Lord SinNombre (no me acordaba de la famosa frase) la cerilla se me encendió delante de mis narices quemándome los pelos del flequillo, jeje

Ahora sí. Muy bueno.

Un saludo indio

Víctor dijo...

Sí, David, quizás es la espesura de la mañana. Y cuidado con el flequillo que un indio sin cabellera no vale para nada. Un abrazo.

Gracias, Lord. Me equivoqué al pensar que ese referente era universal. Bueno, por lo menos, con un poco de investigación, funciona. Un saludo.

Ni idea, Maite. A saber a qué se dedica ahora la sombra. Un abrazo.

Gracias, Agus. Ah, y yo de pequeño aprendí a desprenderme de la sombra. Aunque sólo momentáneamente. Sólo tienes que saltar. Un abrazo, y a esperar tu pulga de mañana.

Otro apunte más, Anita. Bien esa aportación de Peter Pan. Y lo de la cerilla a cámara lenta me gustó. Un abrazo.

El suicidio de la sombra es facil, BB, sólo tiene que buscar una sombra, o esperar a la noche cerrada. Un abrazo.

Víctor dijo...

Pues a la sombra le sirvió, David. Un saludo, y gracias por comentar.

Pues yo no encuentro solución a tu pregunta, Patricia. Un abrazo.

La inminencia de la prohibición de fumar en bares, Jesus. Seguro. Gracias, y un abrazo.

Me alegra que te guste, Gemma. Y me alegro de que pases por aquí y que comentes. Un abrazo y regresa cuando quieras.

Gracias, Fernando. Me toqué la fibra tierna de la infancia y me salió por ahí el tiro. Un abrazo internacional.

Víctor dijo...

Bah, Manuel. Rantamplán ya estaba atontado antes del suidicio. Y la yegua quizás estuviera un poco harto de él y de chuparle cigarrillos... Un saludo.

Me gusta que las neuronas se muevan con una cerilla, Rosana. Y si son las tuyas, todavías más. Y sí, a mí también me gustaban más los Dalton, sobre todo Averell, el más alto. Un abrazo.

Me alegra que te pareciera interesante el juego, Bicefalepena. Un saludo y gracias por comentar.

Y que el coyote pillara al correcaminos, Manu. Por cierto, estoy empezando a enfadarme por lo bueno que es "Fuera de temario". Un abrazo.

La verdad es que yo tampoco sé por qué acabó convertido en Unlucky Luke, Gabriel. Un abrazo.

woody dijo...

Vaya, debemos de ser de la misma generación. A mí en el cole me llamaban Lucky Luke (nada místico, lo hacían como un insulto, será por eso que ahora escribo, para vengarme de ellos...).
Pasaré por aquí más a menudo, con tu permiso.
Saludos

Puri dijo...

Muy gracioso. La sombra, aparte de lenta, estaba delante de Lucky luke, así que la bala nunca podía pillarle. Un buen recuerdo de nuestro amigo Lucky Luke.

Víctor dijo...

Sí, Woody, somos de la misma generación. Ochenteros, como la laca y las hombreras. Bienvenido a las Realidades para Lelos y gracias por comentar. Ah, y regresa cuando quieras. Un saludo.

Gracias, Puri, y si no recuerdo mal, bienvenida seas también. Un abrazo y vuelve cuando quieras. Un saludo.