jueves, 1 de diciembre de 2011

Mentira piadosa


La conquisté una noche sin luna, enseñándole los nombres y las formas de las constelaciones. Nunca le dije que me los inventaba, que juntaba estrellas que no conocía hasta formar un dibujo nuevo en el cielo e idear un nombre que encajara. Ella cayó rendida a mis pies, sin confesarme que era astrónoma.




22 comentarios:

Daniel Sánchez dijo...

jejejej
Buen micro.
Cada día soy más partidarios de los microrrelatos con humor.

No Comments dijo...

Y triunfo el amor aunque fuera a base de mentiras piadosas. De vez en cuando hay que hacerlo.

Está bien alternar, micros de humor, de amor, de terror, de melancolía, de historia, de niños, de mayores, de hombres, de mujeres, de personas,de robots... lo bueno es no cerrarse puertas.

Un saludo indio

No Comments dijo...

Y triunfó...

Juanlu dijo...

jajajaja, sorisa con carcajada de tonto enamorado...que bonito cuando todo es de mil colores.

Me gusta la forma de contarlo, y la creatividad.

Un abrazo!

Anita Dinamita dijo...

Víctor, yo este verano, en el hotel de mil millones de estrellas que me alojé, inventé unas cuantas constelaciones. Me parece un micro muy tierno. Donde haya amor...
Abrazos

Manuel Rebollar Barro dijo...

Víctor, como bien dice un amigo, uno no miente, enriquece la verdad y, en esta ocasión, ella se sintió estrella de una constelación que se estaba originando y que la llevaría hacia un universo donde todo gravitaría a su alrededor.
Buen cuento

Neogeminis dijo...

je1 eso es amor!
=)

Ana Laura dijo...

Excelente, así deberían ser todas las mentiras piadosas :D

Luisa Hurtado González dijo...

Ella tuvo que encontrarlo divertido y simpático, hasta tierno, segura de sus intenciones.
Espero que él no sintiera ridículo, no tendría por qué, le fue bien a fin y al cabo.

Maite dijo...

Esperemos que cuando lleguen las verdades, éstas no estropeen la magia, a fin de cuentas, todo vale en la conquista del amor ¿no?

BB dijo...

Un micro hermoso. A la vez, es un relato feminista. La mujer, maga por excelencia, sabe sacar de ese sombrero, cualquier truco, para asombrar a ese hombre, que siempre será su niño...
Besos, Victor. Me emocionas siempre.
BB

AGUS dijo...

Sí, utilizas el humor, pero dices muchas cosas. Incluso uno podría terminar por pensar que algo que nos une tanto puede nacer de una mentira, y eso ya es más inquietante. Y eso podría ser un síntoma del sin sentido de todo. En fin, un micro de trayectoria.

Abrazos

Víctor dijo...

Yo en cambio, Dani, prefiero -como David- ir alternándolos, para no cansar ni ser predecible. De todos modos, no creo que el humor (o la broma final, que supongo que es a lo que te refieres) lo sea todo en este texto. Un saludo.

No soy muy partidario de las mentiras piadosas, David, pero quizás sí que de vez en cuando hay que maquillar la verdad. Por lo menos si da frutos, como en este caso. Un saludo.

Si te gustó la forma de contarlo, Juanlu, ya es un qué, porque la idea la tenía en la cabeza desde hacía días pero no veía el enfoque por ningún lado. Al final creo que no salió del todo mal. Un abrazo.

Te diré, Anita, que la idea surgió una noche observando constelaciones con un plano del cielo y mi pésima orientación. Lo demás, cosecha propia. Abrazos.

Bueno, Manuel, eso en teoría, porque en la práctica nunca se sabe. Pero sí, si se dejó engañar, por algo será... Un saludo.

Y lo demás, cuentos, Neogéminis.

Gracias, Laura. En efecto, y las de ellas, también. ;) Un saludo.

Si ella se lo calla para siempre, Luisa, todo irá viento en popa. Un saludo y gracias por comentar.

El fin justifica los medios, Maite, o cómo justificas el fin de las medias. Abrazos.

Algo así, América. Viene a ser lo del cazador cazado, o lo del engañador engañado, en este caso. Pero con buenas intenciones, sin malicia. Un abrazo y gracias por comentar siempre.

Eso es lo que le decía a Dani, Agus, que sí que tiene la broma final pero el micro no se sostiene (o por lo menos eso pretendo) en ella, sino que va un poco más allá, dejando un futuro muy abierto, una elipsis (ahora que tanto se lleva eso) de futuro. La pregunta que me surge de tu comentario es: ¿saber que lo que une es una mentira, puede llegar a desunir? Un abrazo, Agus.

Elysa dijo...

Supongo que lo que la sedujo fue que le enseñó otra forma de mirar las estrellas, más romántica.

Besitos

Marilyn Recio dijo...

Genial e original!! Un placer visitarte. Te sigo, vuelvo muy pronto!!!!!


Sawabona!!!

Víctor dijo...

Sí, Elysa, o eso, o que le cautivó el poder de inventiva del muchacho. Sea como fuere, parece que la cosa va bien. Un abrazo.

Bienvenida a las Realidades para Lelos, Marylin. Gracias por pasarte por aquí y por comentar. Regresa cuando quieras, tienes las puertas abiertas. Un saludo.

bajoqueta dijo...

Ohhhh què romàntic! I ella no va dir res :)


365 contes
Terra de llibres

Víctor dijo...

Sí, Mònica, m'ha sortit tendret, aquest, jo ho veus... Per alguna cosa seria, que ella no va dir res. Una abraçada i merci per passar-te per aquí.

Arliz dijo...

me encanto, lo que hace el amor

Víctor dijo...

Bienvenida a las Realidades para Lelos, Arliz, y gracias por comentar. Me alegra que te gustara. Regresa cuando quieras, tienes las puertas abiertas. Un saludo.

R.A. dijo...

A mí me ha gustado porque le he visto el toque feminista, me resulta muy enternecedor que el hombre esté ahí inventando constelaciones y ella no diga nada, supongo que eso es lo que la conquistó...luego ya lo que pase después...mucho después...

Víctor dijo...

Por ahí van los tiros, Rosana, o las flechas cupídicas. Que te mientan (sin herirte) para conquistarte debe de ser bonito, ¿no? Lo que pase luego poco importa. Abrazos.