miércoles, 6 de enero de 2010

Amigo invisible


Como casi todos en estas fechas, pasea encogido entre la muchedumbre cargando en ambos brazos varias bolsas repletas. Y como casi todos, que dejan sus compras para el último día, también tiene prisa. Su misión ahora, a falta de pocos minutos para que cierren las tiendas, es encontrar un cajero. Dobla la esquina y le saluda un Papá Noel mal pagado que luce una sonrisa tan postiza como su tripa. Sin devolverle el saludo -no hay tiempo ni para eso- sigue con su desesperada búsqueda entre consumistas de temporada y tentadores escaparates. Se está haciendo tarde. Alza el cuello de su abrigo al ver que el termómetro de la farmacia marca sólo un par de grados positivos. Al final de la calle encuentra una sucursal bancaria y para no perder tiempo buscando en la billetera vacía abre la puerta con la ayuda de un ticket de metro caducado. Ya en el interior, se acurruca en un rincón y se tapa, como cada noche durante las fiestas, con los cartones y periódicos viejos que extrae de las bolsas. Evidentemente, no pone el pestillo, por si alguien necesita sacar dinero para pagar tus últimos regalos, que arrinconarás seguro a los pocos días.

Este relató participó -sin éxito- en el I Certamen de Microrrelato Navidad Alternaviva

27 comentarios:

Arcangelo dijo...

Mira por donde que yo pensaba que se trataria de dar el mismo tratamiento de criatura mágica que se da a los Reyes Magos o a Papá Noel pero a ese amigo invisible que nos compra cualquier gilipollez año tras año en esos regalos de compromiso.

Pero no. Se trata de otro tipo de invisibles. La verdad es que aunque no se valore mucho la navidad siempre tiene un puntillo trágico tenerla que pasar solo.

Javier Ortiz dijo...

Al igual que Arcangelo, pensé que se trataba de algún Rey Mago… Excelente vuelta de tuerca.

Saludos.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

el microrrelato está bien, pero le falta algo, me han gustado más otros tuyos.

Pero, buen trabajo.

Yo tampoco que ganado, en breve publicaré el mío que participó.

Bueno saludos y a seguir cultivando el microrrelato

Er Tato dijo...

Un blog muy interesante. Me lo apunto.

Saludos

Martín dijo...

Victor, el relato está bien y sorprende al final. Quizás las razones de la falta de éxito en el concurso haya sido que a pocos los gusta ver este lado triste de la Navidad. Que lástima que no me enteré de ese concurso. Un abrazo

Anonima Mente dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anonima Mente dijo...

muy muy bueno, aunque quiza no tuvo éxito debido a las dos últimas frases, demasiado sinceras y ademas escritas en 2º persona, lo cual es un poco agresivo (aunque muy cierto).

Neogeminis dijo...

no habrá tenido "éxito" en el concurso pero aquí entre nosotros ya se consagró.
Hay tantas almas que ni tienen techo para cobijarse que da vergüenza pensar en los excesos que, desde nuestra comodidad y consumismo cometemos.

un abrazo.

Víctor dijo...

No todos vivimos la Navidad del mismo modo, Arcangelo. Además, hay otros "amigos invisibles" que tampoco conocemos. Un saludo.

Sí, la verdad es que apreté un poco más el tornillo, para ajustar esa tuerca a la relidad. Un abrazo, Javier.

Así que tampoco tuviste suerte. Bueno, Daniel, no te preocupes que en los próximos tendrás (¿tendremos?) más fortuna. Un abrazo.

Bienvenido a las Realidades para Lelos, Er Tato. Gracias por el comentario y regresa cuando quieras.

Víctor dijo...

Pues yo que precisamente creí que de eso iba el concurso, Martín, de mostrar el lado menos amable de la realidad navideña... Bueno, ningún problema. Y sobre eso que dices que no te enteraste del concurso... estaría bien que nos pasáramos info acerca de concursos, ¿no? Yo también ando un poco perdido en ese tema. Luego te mando un mail. Ahora, un abrazo.

Yo creía, Anonima Mente, que se debía mostrar esa crueldad navideña, y no la (fingida) alegría que nos trae Papa Noel y Los Reyes Magos. Y lo de la segunda persona, para implicar al lector, fue muy premeditado. Quizás fue un error, pero no me arrepiento de ello. Un saludo.

Pues muchas gracias, Neogeminis. Cuando seáis parte del jurado de algún concurso, me lo decís, a ver si así tengo más suerte. Y sí, unos tanto y otros tan poco. Otro abrazo para ti.

Miguel dijo...

Para mi gusto es de lo mejor que he leido tuyo.

Muy bien conseguido, disfrazas muy bien la cruda realidad.

Un abrazo

Miguel

bajoqueta dijo...

Yo he leído muy poquito tuyo, pero este cuento me ha gustado. La Navidad no es siempre igual para todos, y tu has escrito saliéndote de las luces, regalos, etc.

(Hoy ha salido tu cuento en 365, voy a leerlo otra vez!)

Víctor dijo...

¿De lo mejor que has leído mío, Miguel? ¿Y por qué no te dedicas a hacer de jurado en los concursos en que participo? Jejeje. Y sí, eso intenté, disfrazar de consumismo desenfrenado la cruda realidad. Si te gustó, ya me basta.

Un abrazo, Miguel.

Víctor dijo...

Bajoqueta, en primer lloc, gràcies per seleccionar el conte "Nadie" per als teus 365 contes. En segon lloc, gràcies per comentar aquest conte nadalenc. En tercer lloc, recordar-te que pots deixar-me els comentaris en català: tot i que no és massa habitual en aquest bloc, no hi ha cap prohibició, i molt menys a l'hora d'escollir idioma. Si no fem país "natres", qui ho farà?
I fetes les prèvies consideracions inexcusables, ara anem al gra: si aquest t'ha agradat, et convido a fer un tomb pel bloc, perquè segur que hi trobaràs coses interessants. Fins i tot potser hi trobes algun altre conte per penjar al teu bloc. Va, que són curtets i es llegeixen en una estoneta.

Ànims i molta sort amb els 365 contes i una abraçada molt forta.

Sdw dijo...

La forma importa, pero en este caso me quedo con el punto de vista diferente...

Saludos!

Pilar dijo...

Cuando la ficción señala de manera expresa una realidad candente, convida a la reflexión.
Me gusta reflexionar sin haberlo programado.
Te leí en 365 contes y no pude evitar seguir tus huellas.

marialuisa dijo...

me ha encantado, te seguiré leyendo

un saludo

Víctor dijo...

Bienvenida a las Realidades para Lelos, Sdw. Me alegra que te gustara este enfoque distinto de la realidad. La forma sin fondo sólo es escaparate; el fondo sin forma es indigesto. Un saludo.

Benvinguda al meu bloc, Pilar. És tot un plaer per a mi que vinguis aquí després de llegir un conte meu a 365 contes. I si vols seguir reflexionant amb aquests contes, ho pots fer (i comentar) en català. Cap problema. Una abraçada.

Bienvenida tú también, Marialuisa. Me alegra que te encantara. Rebusca por aquí, quizás encuentres otros textos que te gusten. Un abrazo.

Javier Alfaro Martínez dijo...

Me parece que este cuento encajaba perfecto para el concurso. Me gusto, voy a seguir leyendo de tus anteriores relatos.

Gracias por visitar mi blog y por tus comentarios.

Un abrazo.

Claudia Sánchez dijo...

Bueno, que quieres que te diga? para mí está perfecto! Que sintieron una punzada de culpa en los ojos al leerte? Esa es la idea no? a mí me encantó! a ver si nos despertamos con esta moraleja...
Besos Vic!

Víctor dijo...

Gracias por el comentario, Javier. Desgraciadamente para mí, tú tampoco formas parte del jurado del concurso. Menuda lástima. Siempre me ocurre lo mismo. Un saludo.

Pues sí, Claudia, esa era la idea. Mostrar una realidad invisible (o casi) a los ojos consumistas de la navidad. Me alegra que te gustara. Más besos para ti, Claudia.

wingerr dijo...

Muy buen giro, impresiona, haces que de golpe nos topemos con la realidad de esos "invisibles".
Lo único que no me gustó fue que al final le hablaras al lector, ese cambio no me pareció adecuado. Es sólo una opinión.

Saludos.

Víctor dijo...

Hombre, Wingerr, qué sorpresa volverte a ver por aquí. Me alegra que regreses y que comentes. Pues parece ser que no eres el único que no le gustó el cambio a segunda persona. Al jurado del concurso tampoco le pareció adecuado. Bueno, lo tendré en cuenta para otra vez. Aunque precisamente buscaba eso, salirme del plano narrador para dirigirme al lector directamente. Sacudirle un poco, hacer que tope con la realidad escondida, en busca de una reacción. Implicar un poco al lector en la historia. No dejarle al margen.

Gracias por el comentario, y que no te sepa mal criticar. Si no quisiera críticas negativas, no tendría la opción de "comentarios".

wingerr dijo...

No pensaba que me recordarías. Con más ganas volveré a pasar por estos lares. (Tienes muy buenas entradas).

Víctor dijo...

Pues yo también me sorprendí al recordarte, Wingerr, porque tengo un memoria pésima, pero pésima pésima. Pues eso, nos volvemos a ver por aquí. Ah, y sigo sin poder entrar en tu blog.

wingerr dijo...

Tengo dos blogs en mi perfil:
- El noctámbulo; y,
- Aquí no hay combis, acá sí.

El segundo blog está activo, el primero está cerrado porque lo abandoné. Puedes entrar al segundo, ahí escribo con dos amigos más.

Saludos!

Víctor dijo...

Ok, Wingerr, ahora me paso a ver qué encuentro. Un saludo.