martes, 26 de enero de 2010

La voz a ti debida

A su lado, no pasaba desapercibida. Todos advertían su presencia y su voz, y eso le permitía ser alguien, sentirse viva. A su lado, podía chapotear en los charcos enfundada en un chubasquero, desayunar chocolate con churros, y mancharse, o viajar a China, al Machu Pichu o a Chile. Podía reír escuchando chistes y chismorreos, o jugar al parchís con fichas de colores. Podía charlar, trasnochar e incluso emborracharse compartiendo pacharanes y chupitos. Podía bailar el charlestón, la bachata, o llorar con una canción de Machín. Todo eso, sin embargo, sólo era posible a su lado. Distanciados entre sí, ella volvía al anonimato, ausente y callada. Por eso la hache se deprimía cuando la ce la dejaba sola.

19 comentarios:

Neogeminis dijo...

Un magnífico delirio!
es un gusto leerte estos originales textos. También yo alguna vez me dejé llevar por estos juegos de usar determinadas letras...es tentador.
Un abrazo.-

Isabel González dijo...

Pobre letra, viviendo aún de sus recuerdos, de aquella época en la fue efe independiente y sonora ...Aún no sabe cómo se dejó llevar aspirándose hasta perderse. Ahora se sentía importante sólo en ocasiones, cuándo la ce se decidía a visitarla. Ni suquiera la amaba, la necesitaba, es muy distinto. Nadie puede amar realmente a nadie sin sentirse independiente y libre.

Isabel González dijo...

Me encanta Salinas

Esteban Dublín dijo...

No me gusta, Víctor. Siento que es un relato recursero, pero no me cuenta nada. No ese tipo de historias interesantes y contundentes que sueles contar. Siento que se queda en una idea, floja también, y no la desarrollas en forma narrativa.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

A mi si que me ha gustado, sobre todo la última frase. Aunque estoy con Esteban en que no es de lo mejor que has escrito.

7.5

Además tiene mucho mérito que hayas seleccionado las cosas con ch, le da al texto un trabajo que ha habido detrás.

saludos, creo que incluso en algún concurso hubiera tenido posibilidades.

dijo...

A mi m'has enganxat desprevinguda, ho he d'admetre. Però estic amb l'Esteban, no admet una relectura més enllà del divertimento; que ja em suposo que era la teua intenció. Així i tot, m'hagués semblat més rodó amb el final que ha proposat la Isabel. Explica'm lo de Salinas, que no ho entenc...
Un potxó.

Víctor dijo...

Gracias, Neogeminis. La verdad que sí, que es tentador dejarse llevar por estos "juegos" literarios. Me sirve como ejercicio, como práctica. Aunque creo que de original no debe tener mucho. Un abrazo.

Menudo comentario, Isabel. Se merece un aplauso. Lo tuyo es la fonética histórica, ¿no? Ni se me pasó por la cabeza, que la "h" fuera en sus inicios una "f". Además tienes razón en eso de que no es amor, sino únicamente dependencia. Ah, y a mi también me encanta "La voz a ti debida" de Salinas, es un estupendo poemario. Nada, que espero volver a recibir comentarios tuyos como éste. Le dan un excelente contrapunto al relato. Un abrazo, para una magnífica comentarista.

Víctor dijo...

Esteban, ante todo agradezco enormemente tu sinceridad. No esperaba menos de ti. En mi defensa te diré que tan solo era un ejercicio práctico, un simple juego literario. Acababa de releer "La voz a ti debida", y me pareció que la letra hache encajaba a la perfección en la idea de Salinas, en la existencia a través o mediante la amada. Eso sí, no te lo negaré, podía haber profundizado un poco más. A ver si en el próximo consigo una de esas "historias contundentes" que mencionas. Un abrazo, Esteban, y gracis de nuevo por tu sinceridad. Cuesta muchísimo encontrar a alguien que sea así de contundente, que directamente diga: "no me gusta". Un placer tener comentaristas también como tú.

Esa última frase, Daniel, es la que consigue el giro final del relato, por eso supongo que te ha gustado. Y sí, en eso del trabajo previo tienes razón: estuve seleccionando palabras con "ch", para mostrar cosas que sólo pudiera hacer junto a la letra ce. Aunque yo creo que en un concurso no habría tenido demasiado éxito, este micro. Un abrazo.

Què no ho saps, Ló, que m'has de llegir amb peus de plom? No, no admet cap relectura profunda, però es que jo només volia practicar l'escriptura, o com dius tu, divertir-me, i si puc divertir-vos a vosaltres. Tela això de la Isabel... amb les seves aportacions podria haver aconseguit alguna cosa més potent, tot i que més llarga. I lo del Salinas ja t'ho contaré, ja. Potxons...

hugo dijo...

Hola Víctor:

Después que te hayan fusilado al amanecer varias veces y otras tantas que has resucitado, poco queda ya por comentar.

Técnicamente es correcto. Ahora bien, como se mueve entre el divertimento y la alegoría -la dependencia de pareja, aquel que se vuelve invisble si no está ligado al otro, etc. etc.-, siempre saldrá tocada la historia, es decir, aquello que se narra, que pasa a segundo o tercer término. Y ahí entramos de lleno en las arenas movedizas que consiste en delimitar ¿de qué se ocupa o se habría de ocupar el microrrelato?

Vale, el último pitillo, chupito de Jack Daniels y que vayan apuntado...ya se sabe que, el último deseo uno siempre se lo lleva a la tumba.

salut,
hugo

marialuisa dijo...

muy bueno,
de lo mejor que te he leido,
la pobre hache...... :)

saludoss

Víctor dijo...

Hugo, incluso fusilado y resucitado, siempre queda algo por comentar. Creo que un microrrelato se puede ocupar de muchísimas cosas o temas. Aunque unos darán más importancia a la historia, otros al final, otros a la anécdota, otros se quedarán (quizás como éste) en mero ejercicio practico, otros serán simple divertimento... Un saludo.

¿De lo mejor que me has leído, Marialuisa? Pues creo que no me has leído demasiado, porque este micro no se sale especialmente. Si éste te gustó, lee, por ejemplo, "Prefijos", "Mimo", o la serie de "Albadas". Ya me dirás. Un abrazo.

manuespada dijo...

La verdad es que no me he enterado de qué iba la cosa hasta la frase final, con lo que me olía que era un micro con truco. Luego he tenido que leerlo de nuevo, claro, eso es un poco trampa, pero como ejercicio experimental está bien. de este tipo de cosas suelen surgir luego cosas buenas, a veces son un germen, una idea de algo bueno. Saludos.

Víctor dijo...

En eso consistía, Manu, en despistar al lector hasta la última frase, para así hacerle releer de nuevo el relato. Y sí, tienes razón, no es más que un ejercicio experimental, un divertimento (para mí, por lo menos)... A ver si con cosas así, al final germinan y sale algo bueno. Un saludo.

Naida dijo...

Hola, Víctor. Paso por aquí a ver esas profanaciones :)
Leí los comentarios anteriores a este y entiendo que entonces estabas jugando con la técnica a ver que te salía. A mí me gustan los juegos con los sonidos de las palabras, lo que deberías entonces es darle más fuerza al final.
Mira que la hache no debe deprimirse tanto pues dentro de ella habita la c que tanto quiere. La c, realmente nunca la deja sola.

Víctor dijo...

Era sólo un ejercicio, Naida, pero en eso de mejorar el final te doy la razon. Y me apunto tu propuesta. Un abrazo.

Hiperbreves S.A. dijo...

La CH, esa pareja perfecta. Me sacaste una sonrisa mañanera.

Víctor dijo...

Con el temporal que habéis pasado en las islas, no está mal arrancarte una sonrisa. Un saludo.

Martín dijo...

Victor, veo que tu micro ha generado opiniones diversas, que siempre son bienvenidas. Esto demuestra que la literatura también es cuestión de gustos. En particular, aunque reconozco que no son los relatos tuyos que más me gustan, debo decirte que me parece muy ocurrente tu serie de profanaciones al diccionario. Es un lindo ejercicio y me parece genial que lo hayas compartido con nosotros. Un abrazo

Víctor dijo...

Pues sí, Martín, las opiniones son diversas. Y eso me alegra, porque desconfío cuando todos los comentarios son elogios (no lo digo sólo de mi blog, sino de cualquier otro). Y sí, eso de "Profanando el diccionario", en clara alusión a Cortázar, es simplemente un ejercicio práctico, un ponerme a prueba y experimentar con temas. Otro abrazo para ti, Martín.