lunes, 18 de enero de 2010

Limpia, fija y da esplendor


Me acerqué con unas tijeras de podar a un buen árbol y lo dejé casi sin ramas. Después, arranqué las malas hierbas del jardín, de raíz, y no volvieron a crecer. Eché de comer a los cuervos y vi con mis propios ojos lo mucho que habían crecido. Visité al herrero y le convencí de la utilidad de los cubiertos metálicos. Se hizo de noche y, camino del casino, me crucé con un gato blanco. Perdí todo el dinero en la ruleta y Carmen me abandonó al enterarse. Al fin, la real academia me detuvo por refranicida. Ahora cumplo condena en una celda estrecha y, para que los días me parezcan eternos, me niegan el pan que suplico cada mañana.

29 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

Leo, releo y releo y no lo comprendo aún.

PD: Aunque no exista en el diccionario, refranicida me parece una palabra fascinante.

Neogeminis dijo...

Refranicida: asesino de refranes con la más pura intención de crear incertidumbre...me equivoco? jejejeje


Saludos!

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Hola Mr.!
Pues a mí me gustó, y me encanta inventar palabras que digan justo lo que quiero decir.
Beso.
LADY JONES

Víctor dijo...

A ver, Esteban, sin que sirva de precedente, explicaré y diseccionaré mi relato. Mi intención era darle la vuelta a algunos refranes. Así, cogí algunos de conocidos (A quien a buen árbol se arrima buena sombra le cobija, Mala hierba nunca muere, Cría cuervos y te sacarán los ojos, En casa de herrero cuchara de palo, D noche todos los gatos son pardos, Afortunado en juego desafortunado en amores, Más largo que un día sin pan) e hice que el prota los invirtiera. Así, al fin, la Real Academia Española de la Lengua (que tiene como lema "Limpia, fija y da esplendor") se ve obligada a detenerlo para que no pervierta la lengua. ¿Lo pillas ahora? Y sí, me inventé la palabra refranicida. Un abrazo.

Neogeminis: la clavaste. Exactamente por ahí iban los tiros de mi relato. Si te cargas los refranes, la Costumbre (como decía el gran Cortázar), el mundo se tambalea. Un abrazo.

Gracias por el comentario, Lady Jones. Y sí, como no encontré la palabra adecuada al concepto que quería expresar, pues me la inventé. ¿No pasa nada, no? Un saludo.

Esteban Dublín dijo...

Víctor, pasa algo conmigo. Los refranes de los que hablas tú en mi país o no se conocen o se conocen de una manera diferente. Y el lema de la Real Academia no la conocía, así que mi desconocimiento con respecto a este relato está directamente relacionado con mi ignorancia, y como tal, no tiene excusa.

Abrazos.

dijo...

Boníssim!! Quin fart de riure!! Però... a qui coi se li va acudir dubtar de la fidelitat dels pobres corbs? jejeje... Felicitats!!

hugo dijo...

Hola Víctor:

De puñetera casualidad me encuentro con tu comentario en mi blog -allá por la cuasi prehistoria del 31 de dciciembre- y, por supuesto, que te lo agradezco muchísimo.

Respecto a este micro, no te negaré que necesité una segunda lectura para caerme de la higuera -¿o era del guindo?- ¡Ah! ¿Al pobre refranicida también le niegan la sal o esperan a que se haga una herida para ponérsela ahí mismmo?

Te enlazo al blog en un momento o tendré que sacar la borrajas del agua.

nos leemos y nos escribimos

salut,
hugo

Víctor dijo...

No tienes por qué excusarte, Esteban. Debemos tener distintos "conocimientos enciclopédicos" (creo que lo llaman así). De todos modos, ahora sí lo entendiste, ¿no? ¿Qué te pareció? Un abrazo.

Gràcies Ló. Me n'alegro, que t'hagi fet riure. Jo tampoc dubto gens de l'amor paterno-filial dels corbs, i del seu etern agraïment vers els seus tutors legals. Cria corbs... i en tindràs un munt. P & A.

Gracias por la visita y por el comentario, Hugo. Bueno, si al menos funcionó en la segunda lectura, ya me siento satisfecho. Tu comentario tampoco tiene desperdicio. Un saludo.

manuespada dijo...

Muy buena idea.

Víctor dijo...

Gracias por el comentario y beinvenido, Manuespada. Creo que es la primera vez que te veo por aquí. Me alegra que la idea te pareciera buena pero... ¿y el resultado? ¿Qué te pareció el cuento?

Un saludo.

Xarat et col. dijo...

Me encantan los malabares literarios y este me parece genial.
Saludos de Mahatma y míos.

Microrrelatos dijo...

Muy elaborado, sí señor. Al principio me quedé un poco alelado.
Un saludo.

Esteban Dublín dijo...

Víctor, me pareció correcto, sólo eso. Creo que es un relato que carece de profundidad y se queda en una anécdota a raíz de un hallazgo interesante que hiciste con una palabra. Entonces si me preguntas si me gustó, te diría que prefiero otros que has escrito.

Víctor dijo...

Pues... oooooopalá!!! Gracias por vuestro comentario, Mr. Xarat y Mahatma. Prepararé otro juego malabar. Un saludo.

Gracias por el comentario, Oscar. No te preocupes, el alelamiento es momentáneo. Como mucho dura hasta el siguiente cuento. Saludos y gracias por comentar.

Bueno, Esteban. Un "correcto" tuyo vale por muchos "maravilloso", "extraordinario"... de otros. Sólo una cosa: primero fue el relato, luego el hallazgo de la palabra "refranicidio". Y en eso te doy la razón, muy muy profundo no es. De todos modos, tampoco pretendía que así fuera. Gracias por tu crítica sincera; se agradece no recibir sólo elogios, las más de la veces infundados. Un abrazo.

bajoqueta dijo...

Era una mica raret el noi però no calia tancar-lo no? Pobret!

Víctor dijo...

No, no, Mònica, millor tancar-lo abans que acabi amb totes les frases fetes i refranys que existeixen.

Una abraçada.

bajoqueta dijo...

No havia entés del tot, val val llavors ben tancat. Què fariem llavors sense les frases fetes?
Però pobret... el pa no cal llevar-li, no? :)

manuespada dijo...

Pues me gustó mucho la idea, aunque creo que algunos refranes tienes que exoplicarlos para que se entiendan, y ahí es donde falla el micro. Si se entendieran todos sería perfecto. Por cierto, muy buenos textos en tu blog. Un saludo.

Manu

Víctor dijo...

Es la misma observación que me hace Esteban, Manuespada. Pues mira que yo creía que eran muy conocidos, esos refranes. Pues nada, me apunto la sugerencia y la tendré en cuenta para la próxima vez. Un saludo y gracias por comentar.

carlos de la parra dijo...

Árbol que crece torcido,sirve para columpio.
Dale pescado a un hombre,y comerá una vez.
Enseñalo a pescar,y comerá toda la vida.
Dale al mismo hombre la Secretaría de pesca,y comerán varias generaciones de sus descendientes.

Víctor dijo...

Tremenda (por real) versión, esa de dale al hombre la secretaría de pesca y comerán varias generaciones. Me arrancaste una sonrisa. Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

Muy buena la idea! y el relato impecable, a mi también me hizo falta una segunda lectura, y aún así no pillé todos los contra-refranes.
Un abrazo

Víctor dijo...

Si te hizo falta una segunda lectura no será tan "impecable" el micro, Anita. De todos modos, gracias por comentar y un abrazo.

Maite dijo...

Pues me he dado cuenta de que yo tengo un pasado refranero importante, porque los he pillado todos. El micro se adapta a la perfección a la reunión de anónima y me parece que la imaginación aportada para "deshacer" cada refrán compensa la carencia de profundidad de la que hablan Esteban o Manu. Un abrazo.

Acuática dijo...

Jijiji, muy ingenioso. ¡Suerte en la reunión!
:)

Patricia dijo...

Vengo de estirpe humilde pero refranera, puede que me haya encantado por eso. Y por que es un gran micro.
Suerte en la reunión!
Saludos cordiales.

Víctor dijo...

Si los pillaste todos debe ser porque compartimos eso que se llama "conocimiento enciclopédico", Maite. El relato, como se ve, no está escrito para la reunión de Anónima Mente. Es anterior. Y sí, el truco quizás es deshacer los refranes. Un abrazo.

Gracias, Acuática. Ya veremos cómo va la cosa. Un abrazo.

Muchas gracias, Patricia. Y a su vez, deberías agradecer a tu estirpe esos conocimientos que te legaron. Un abrazo.

KappieG dijo...

Refranicidad. Me encanta la idea.

Excelente :)!

Víctor dijo...

Pues viendo las votaciones, debes ser la única a quien le gusta... Un abrazo, KappieG, y gracias por comentar.